Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Solicitud de Hone-Hone no mi
Lun 03 Nov 2014, 16:26 por Kaiba

» Umezawa Kondor (Kondoriano)
Sáb 25 Oct 2014, 14:13 por Kondor

» Técnicas de Umezawa Kondor
Sáb 25 Oct 2014, 13:32 por Kondor

» Hone-Hone no Mi
Sáb 25 Oct 2014, 12:48 por Kondor

» Shadowblade
Dom 19 Oct 2014, 21:51 por Shadowblade

» Brazo robótico
Dom 19 Oct 2014, 16:27 por Shadowblade

» Revisión de técnicas de Shadowblade
Dom 19 Oct 2014, 16:16 por Shadowblade

» Revisión de bane-bane no mi
Dom 19 Oct 2014, 12:43 por Sion

» Modelo de solicitud de arma o armadura
Sáb 18 Oct 2014, 15:17 por Kaiba

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Compañeros
Crear foro

El muerto de la fiesta

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El muerto de la fiesta

Mensaje por Shadowblade el Vie 08 Mar 2013, 16:39

Shadowblade sonrió a la predisposición de Violeta para satisfacer cualquier deseo que tuviese y le acarició la mano con falsa dulzura.

Ni te imaginas cuántas ganas tengo… —La besó con suavidad al principio, pero luego buceó en su boca de forma furtiva con la lengua, sólo unos segundos antes de volver a separarse y dedicarle un gesto confiado.

Luego atendió a las explicaciones de Lady Eliza sobre su acompañante mudo. Parecía que el tal vicealmirante Grays era bastante temido. Después de todo, había escuchado que para llegar a ostentar ese cargo hacía falta poseer un poder enorme. Sería mejor no llamar la atención del tipo entonces. Debía ser un trabajo limpio.

Al llegar a la mansión Boyle, su compañera de asesinatos le dijo que tenía media hora para hacer averiguaciones, de modo que se puso inmediatamente manos a la obra. Empezó mezclándose con la gente, actuando como un auténtico cortesano y tratando de averiguar todo lo posible sobre su objetivo: gustos de comida, música, arte, literatura, … cualquier cosa que le pudiera ayudar a diferenciarla de las otras. Por supuesto, también preguntó por sus gemelas; así no llamaría tanto la atención.

Pasado un rato, se excusó alegando que se encontraba un poco mareado. Hizo como si fuera al baño y empezó a recorrer la enorme casa. Le sería imposible recorrerla entera en el poco tiempo que le quedaba, pero recordaba lo que el científico siniestro de la torre le había pedido. Tenía que encontrar a ese otro investigador tarado y robarle la fórmula del dichoso suero. Sabía que era el médico personal de las hermanas Boyle, de modo que se le había ocurrido un plan perfecto. Después de recorrer algunos pasillos memorizándolos, por si más tarde le hacía falta moverse con rapidez, se metió en el baño e hizo como si se refrescara. Al salir, buscó a un miembro del servicio y le preguntó si había alguien que pudiera atender la jaqueca que le había venido de forma repentina.

__________________________________________________
Theme - A Knife in the dark

Ficha de personaje
avatar
Shadowblade

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 07/06/2010
Edad : 27

Ficha de personaje
PS:
Humano/  (Humano/)
PE:
Miembro del CP9/  (Miembro del CP9/)
Atributos:
AtributosAtributoNivelAtributoNivel
1
2

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Lord Karrigan el Lun 11 Mar 2013, 17:21

Violeta se sonrojó pero no impidió el beso de Shadowblade, dejando llevar su imaginación mientras cerraba sus ojos lentamente.



Uno de los grupos de invitados estaba bastante metido en sus conversaciones. Por lo que escuchó una de las hermanas era una autentica promiscua y otra era una adicta a la comida, aunque una serie de intensivos ejercicios la mantenían en una linea de peso idéntica a la de sus hermanas. Ante este método todos los nobles comenzaron a reír por lo bajo mofándose de como sería la figura de esa Boyle si no hiciera ejercicio.

Nadie hablaba de una hermana en concreto, pues no tenían mucha vida social con los demás nobles de Dunwall Tower, y solo hacían acto de aparición en fiestas como esa, y siembre ocultaban su rostro con máscaras. Al parecer siempre tenían un juego el cual consistía en que los invitados averiguasen quien era quien entre las gemelas, y si había vencedor, Lady Morgan invitaba al ganador a un premio que solo el invitado y ella saben cual es. Si Shadowblade averiguaba quien era ella y lo desvelaba al final de la velada, ganaría ese premio y podría estar a solas con Lady Morgan. ¿Que mejor situación para un asesino que estar a solas con la victima en un baile de máscaras donde nadie sabría quien es quien la ha asesinado?


Uno de los invitados se acercó a Shadowblade y le tocó en el hombro llamándole. Tenía una máscara de león bastante graciosa con toques infantiles en vez de feroces.

-Disculpa...No he podido observar que no paras de preguntar sobre las hermanas Boyle...¿También quieres ganar el juego? Yo llevo intentándolo año tras año, recogiendo toda la información que puedo..Pero aún nada...Vivo enamorado de Lady Morgan desde que eramos chiquillos...Y me preguntaba...Si ganases el concurso...¿Podrías traérmela? Tengo un castillo en una isla cerca de aquí...Y una barca esperando en el astillero del nivel inferior de la mansión...Si me la trajeses...Podría ser mía para siempre y no saldría nunca del castillo. Y te pagaré bien...Te esperaré en el sótano si aceptas mi propuesta, a cambio te diré una pista que tal vez te sirva para averiguar el juego...Las hermanas tienen diarios en sus habitaciones...una vez espiándolas desde el exterior vi como escribían cada una en sus cuartos en pequeñas libretas. Así día tras día. Tal vez ne ellos hayan anotado que traje lleva cada una. Gracias...-Le informó aquel tipo. Su voz era bastante temblorosa y tímida, casi con miedo y ansias de poder tener a aquella mujer. Tras hablar con Shadowblade, si giró y desapareció entre la gente enmascarada.





Cuando Shadowblade salió del baño, se topo con una sirvienta que llevaba una bandeja con canapés. Miró de arriba abajo a Shadowblade y se sonrió.

-Claro señor...Aunque el único que podría mirarle bien sería el señor Piero, el galeno real...Aunque ahora mismo debe estar en el salón principal esperando que las señoras den inicio a la fiesta principal.Vaya a la cocina, al fondo del pasillo, gire a la derecha y luego hasta el final, donde la tercera puerta le llevará hasta ella. Allí un sirviente le podrá dar algún medicamento que le relaje. Yo iré a informar mientras al señor Piero, pero dese prisa, en 10 minutos van a presentarse las Señoras Boyle. Y los que no estén en el salón principal no podrán participar en su juego.- Informó la sirvienta alegremente mientras reiniciaba su marcha con la bandeja hacia los invitados.

Lord Karrigan
Admin

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 06/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Shadowblade el Jue 21 Mar 2013, 23:09

Shadowblade memorizó todos los datos que pudo sobre las gemelas, pero no encontró nada que pudiera ayudarle a distinguirlas. El trabajo iba a ser más complicado de lo que le había parecido en un principio. Fue entonces cuando un tipo se acercó a él y le habló sobre su relación con Lady Morgan. El asesino arqueó una ceja; no pensaba que tendría un imbécil al que poder echarle el muerto encima tan fácilmente, nunca mejor dicho. Fingió meditar la propuesta durante unos segundos y luego asintió. Le reveló que las hermanas llevaban un diario y, con un poco de suerte, habrían escrito allí qué disfraz llevaría cada cual. Se fijó entonces en la disposición del salón, observando el lugar por el que harían entrada las boyle. “Su habitación debe estar en esa dirección”, pensó.

¿Dónde está su habitación exactamente? —inquirió en voz baja al hombre.

Más tarde, cuando la sirvienta le dijo que fuera a la cocina para que algún criado le diera una pastilla, sintió que su plan no iba del todo bien. Tal vez no hubiera una enfermería y el médico atendiera a las gemelas en sus propios aposentos. En cualquier caso, le agradeció el detalle a la mujer y fingió seguir sus indicaciones. No obstante, cuando llevaba un trecho recorrido, cambió de destino y fue hacia el cuarto de las hermanas Boyle. Lo hizo como siempre, de forma sigilosa, evitando ser visto por cualquiera que pudiera andar por la zona. Se escondía detrás de las esquinas, de los muebles, de las puertas… Esperó en el pasillo al que daban las habitaciones, oculto tras la esquina contraria a las escaleras, listo para irrumpir en ellas en cuanto las mujeres salieran.

__________________________________________________
Theme - A Knife in the dark

Ficha de personaje
avatar
Shadowblade

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 07/06/2010
Edad : 27

Ficha de personaje
PS:
Humano/  (Humano/)
PE:
Miembro del CP9/  (Miembro del CP9/)
Atributos:
AtributosAtributoNivelAtributoNivel
1
2

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Lord Karrigan el Miér 03 Abr 2013, 17:04

El misterioso acosador le informó con gusto para su propio beneficio de donde se encontraba la habitaciones de las hermanas Boyle. Según sus indicaciones estaban subiendo por la escalera principal, en uno de los pasillo del ala Oeste, pero le informó que había una escalera secundaria, usada por el servicio de habitaciones que daba al ala Este. Aún así debía tener cuidado, ya que podría pasearse pro toda la Mansión, incluso el patio, pero las plantas superiores estaban prohibidas para los invitados y se le descubrían allí, se acabaría la fiesta para Shadowblade, o en todo caso, para el Señor Pendelton.


El camino estaba bastante transcurrido por el servicio de la mansión, así como agentes de seguridad, aunque no parecía importarles que Shadowblade se pasease por la zona, aunque eso no quitaba que cuando pasase le mirasen detenidamente.Cuando Shadowblade subió a la segunda planta, observó que había más vigilancia allí. Algunas patrullas se paseaban de arriba abajo por los pasillos. Algunas patrullas incluso llevaban perros con pinta de pocos amigos.


Según las indicaciones del invitado misterioso tenía que cruzar todo el salón principal pero en la segunda planta. Las escaleras principales estaban justo en el salón principal, donde las hermanas Boyle harían la presentación y bienvenida a la fiesta en apenas 10 minutos como informó la sirvienta a Shadowblade minutos antes.


Shadowblade pudo atravesar los pasillos sin muchos problemas gracias a sus habilidades de sigilo, aunque para su asombro, en algunos pasillos había campos fotovoltáicos de Sokolov, y esos no estaban programados para dejarle pasar, así que debería andarse con cuidado si tenía que huir desmesuradamente.



Cuando llegó al pasillo de la habitaciones de las Boyle, podía oír tras las paredes un pequeño revuelo. De repente una de las puertas se abrió y de ella salieron 2 mujeres vestidas de forma idéntica, a excepción del color. Los trajes eran una chaqueta con un diseño floral en relieve, con un pantalón de pitillo ceñido y zapatos de aguja altos. Bajo la chaqueta, la cual estaba cerrada con un botón a la altura de la boca del estomago, llevaban una camisa blanca con escote. La mascara era bastante simple, salvo por una flor en relieve situada sobre el ojo derecho. Lo más complicado iba en el tocado: Un sombrero con un gran lazo y una gran flor bastante barroca, junto con muchos detalles diminutos por todo el tocado. Una de las mujers iba con el conjunto completamente negro y la otra de color rojo. La de rojo se acercó a una de las puertas, la más próxima a Shadowblade y llamaron exhaustivamente.


-¡Hermana! Date prisa por Dios...La recepción esta apunto de comenzar.- Inquirió para darle prisa. Shadowblade pudo oír levemente que ya estaba acabando, que bajasen sin ella y ahora iría. Al oír eso, las dos hermanas se marcharon por un pasillo, el cual daría a la escalera principal. A los segundos de ellas irse, Shadowblade pudo oír ciertos gemidos procedentes de la pared que separaba el cuarto de la hermana que faltaba y él. A los minutos la puerta se abrió lentamente y salió un tipo bastante grande, de casi dos metros de altura. Vestía un abrigo de piel azul rematado en el cuello con un pelaje gris bastante grueso. Tenía un pelo largo que cubría los hombros bastante encrespado y descuidado. Su barba era bastante espesa e igual de descuidada que su pelo. Llevaba una mascara similar a la de Shadowblade, aunque esta tenía los ojos mas a la vista y la boca totalmente visible, aunque la mascara cubría sus mejillas.Estaba hecha de un metal brillante y bastante pulido.

Shadowblade pudo observar que la mitad derecha del rostro del hombre estaba desfigurada, como si hubiese sido quemada.En el pecho Shadowblade podía observar que llevaba una placa metálica a modo de chaleco anti-balas.Parecía que cojeaba un poco del pie izquierdo, por lo que usaba un bastón rematando la cabeza de este con una calavera plateada. Tras él, salió una mujer vestida como las dos anteriores pero de color blanco entera.


-Vayamos a la recepción y luego...Continuamos exponiendo el tema señor Phantom, no se preocupe.- Inquirió mientras le invitaba a caminar por los pasillos hacia el salón principal.


Shadowblade ya tenía vía libre para entrar en las habitaciones, claro que tendría poco tiempo para registrar las tres en busca del diario y llegar a tiempo a la recepción. Era cuestión de minutos, 5 como máximo. Podía aventurarse a por los diarios sin saber donde estaban, aunque no podría participar en el juego de las hermanas Boyle si no estaba en 5 minutos en la recepción.

Lord Karrigan
Admin

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 06/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Shadowblade el Jue 04 Abr 2013, 22:22

Shadowblade pudo ver primero a dos de las hermanas, vestidas casi idénticas, salvo por algunos detalles como el color. Una iba de negro y la otra de rojo. Éstas llamaron a la puerta de la habitación de la tercera, que les dijo que se fueran adelantando. Desde su escondite pudo escuchar algunos gemidos, de modo que al asesino no le costó adivinar qué hacía y cuál de los tres vicios tenía. “Lujuria”, pensó, impaciente por entrar en acción. Por fin salió al rato, vestida de blanco, lo que no dejaba de ser irónico. Estaba acompañada por un tipo bastante estrafalario. Por su indumentaria parecía un tanto macabro. Al mencionar su nombre, supo que se trataba del famoso vicealmirante.

(Qué vicios tiene la gente de alcurnia…)

Por fin tenía vía libre. Se adentró primero en la habitación de una de las otras hermanas, ya que dudaba que semejante viciosa por el sexo fuera la causante de las “noches de insomnio” de Lady Eliza y los suyos. Usaría sus habilidades de infiltración en el caso de que estuviera el pestillo echado y lo cerraría luego, con el objetivo de no ser molestado. Una vez dentro, rebuscaría por toda la estancia en busca del diario. Si lo encontraba, lo ojearía en busca de pistas y, si no le servía, iría en busca del siguiente.

__________________________________________________
Theme - A Knife in the dark

Ficha de personaje
avatar
Shadowblade

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 07/06/2010
Edad : 27

Ficha de personaje
PS:
Humano/  (Humano/)
PE:
Miembro del CP9/  (Miembro del CP9/)
Atributos:
AtributosAtributoNivelAtributoNivel
1
2

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Lord Karrigan el Jue 04 Abr 2013, 23:03

Por suerte para Shadowblade la puerta no estaba cerrada, pero tampoco disponía de pestillo dentro, por lo que no podría cubrirse las espaldas mientras investigaba el cuarto. Este estaba decorado de un tono rojizo, bastante iluminado con una lampara de araña bastante recargada de adornos cristalinos. La cama ocupaba un gran ancho de la habitación, siendo posiblemente la cama más grande que Shadowblade hubiese visto jamás. Esta tenía un dosel, del cual caían un par de paños de seda que cubrían la entrada por ambos lados de la cama. Los muebles de la habitación eran de buena caoba rojiza y bastante barrocos. Una gran estantería llena de libros cubría la pared que se hallaba justo enfrente de la puerta principal, y al lado derecho de esta estantería había un escritorio con una pequeña lámpara de gas apagada sorbe él. Tenía varios cajones, uno de ellos cerrado con llave. Justo enfrente de la silla del escritorio había un gran espejo encajado en un marco con los bordes de oro.Aparte de los muebles, había una puerta más a la izquierda del cabecero de la cama, la cual daba a un ropero donde había toda clase de vestidos y complementos, desde ropa interior a trajes de gala.


Shadowblade tenía un gran número de sitios para buscar el dichoso diario. A simple vista no se veía que estuviera en la gran estantería con más de trescientos ejemplares, claro que tampoco sabía como era el diario. La mayoría de los libros eran de industrialización, mecánica, contabilidad, economía global, minería...Toda la biblioteca de un erudito en las finanzas del lugar. Por desgracia los cajones cerrados a cal y canto del escritorio no tenían forma de abrirse ni con ganzúas. Parecían estar diseñados para no ser abiertos sin la llave. Sobre el escritorio había un montón de notas en blanco junto con un lápiz entre dos pinzas para recogerlo. Junto a las notas en blanco había una pluma estilográfica y una especie de mando con botones de diferentes colores. verde, rojo, gris y negro.



De vez en cuando Shadowblade podía oír por los pasillos como algunos de los perros ladraban o gruñían aunque los guardias les mandaban callar y seguían con la ronda.

Lord Karrigan
Admin

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 06/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Shadowblade el Jue 04 Abr 2013, 23:23

Shadowblade echó un rápido vistazo a toda la habitación y ordenó por prioridades los lugares donde buscar. Lo primero fue guardarse aquel aparato tan extraño con los botones de colores; tenía la impresión de que le podría ser útil en un futuro, quizás para desactivar los arcos voltaicos o algo por el estilo. Luego utilizó su recién adquirido brazo cibernético para forzar los cajones del escritorio que estaban cerrados con llave.

De no encontrar nada allí, buscaría luego debajo de las almohadas y de la cama, incluso entre las mantas y debajo del colchón. El siguiente paso sería el ropero, donde examinaría sobre todo los cajones y bolsos, tomando un recuerdo en forma de ropa interior. Para concluir, el último lugar sería la gran estantería, aunque descartaba por completo que se encontrara allí. Podría ser difícil de hallar hasta para ella.

__________________________________________________
Theme - A Knife in the dark

Ficha de personaje
avatar
Shadowblade

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 07/06/2010
Edad : 27

Ficha de personaje
PS:
Humano/  (Humano/)
PE:
Miembro del CP9/  (Miembro del CP9/)
Atributos:
AtributosAtributoNivelAtributoNivel
1
2

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Lord Karrigan el Jue 04 Abr 2013, 23:38

La caoba no tardó en desquebrajarse ante la nueva fuerza bruta adquirida por el nuevo implante de Shadowblade. Cuando se quedó con el cajón colgando de su mano, su interior cayó al suelo. Entre el estaba una pistola, un cuaderno lleno de cuentas y anotaciones junto con formulas, por lo que no parecía el diario de aquella mujer. Entre las pertenencias también había algunas pastillas, por lo que parecía según las etiquetas, aquella hermana sufría problemas de insomnio. pese a eso, seguía sin rastro del diario.


Bajo la almohada encontró un camisón bastante suave al tacto y con un olor bastante atrayente, como de un perfume con esencia de coco. El ropero era una ardua tarea de búsqueda. Posiblemente hubiese más trajes y complementos que en todas las tiendas de una ciudad juntas en una misma habitación. Parecía no haber nada entre los trajes, pero en uno de los bolsos, Shadowblade pudo encontrar algo que tal vez fuera útil: Una etiqueta que marcaba una fecha o número: 2/4/13. Era lo único que marcaba la etiqueta, ni siglas, ni nada que hiciese referencia a algo.


La estantería tenía las categorías clasificadas por temas, lo que era más fácil de reconocer por los colores de las tapas de los volúmenes de cada colección destacando en su mayoría el rojo, el verde, el gris, el negro y el violeta. Aún así no parecía haber ningún libro interesante o que tuviera forma de diario. Tampoco había ningún libro falso que al tirar de él sirviese como palanca para abrir alguna puerta secreta o algo.

Lord Karrigan
Admin

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 06/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Shadowblade el Vie 05 Abr 2013, 00:06

Al abrir el cajón por la fuerza, cayó una pistola, un libro con fórmulas y apuntes contables, y un frasco de pastillas somníferas. Aquella Boyle no debía ser la comilona, sino una tercera que debía de tener problemas de sueño. Recogió el arma y comprobó que estaba cargada y lista para utilizarse. La guardó junto al resto de su arsenal y recolocó el cajón con los objetos dentro.

En la cama e inmediaciones no encontró nada, excepto un camisón perteneciente a la mujer. El aroma que desprendía encendió sus deseos y pensó que no estaría mal gozar de aquella tipa antes de matarla, si es que era su víctima. En el ropero no tuvo mucha más suerte, aunque encontró una extraña etiqueta solitaria con unos números que parecían una fecha o algo similar. Aún así, por sí solos no tenían sentido, de modo que los guardó como parte de algo más complejo.

Al revisar la estantería, se dio cuenta de que los colores de las tapas de los libros coincidían con los de los botones del mando, exceptuando el morado. Aquello parecía un complejo puzle que tendría que resolver si quería obtener el diario. Pero, ¿qué clase de persona ocultaba de una manera tan celossa un simple diario? Había que ser paranoico para montar semejante tinglado; quizás por eso no consiguiera dormir, pensando que alguien vendría a robarla o matarla… Qué ironía.

Después de pensar un rato cuál debía de ser la combinación adecuada que desvelaría el secreto, Shadowblade recordó la nota. Si era parte del puzle, quizás pudiera guiarle. La observó exhaustivamente, buscando algún tipo de código oculto, pero sólo estaban aquellos tres números que no tenían sentido para la resolución del acertijo. Tres números… ¿o cuatro? Si dividía en dos partes el 13, obtendría 4 números en un espacio de 4, justo los botones de que disponía el mando. Era una intuición, pero parecía probable y no tenía nada mejor a qué aferrarse. Pulsó los botones, 2º, 4º, 1º y 3º…

__________________________________________________
Theme - A Knife in the dark

Ficha de personaje
avatar
Shadowblade

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 07/06/2010
Edad : 27

Ficha de personaje
PS:
Humano/  (Humano/)
PE:
Miembro del CP9/  (Miembro del CP9/)
Atributos:
AtributosAtributoNivelAtributoNivel
1
2

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Lord Karrigan el Vie 05 Abr 2013, 16:25

En cuanto Shadowblade pulsó el último botón, un extraño sonido comenzó a resonar en la habitación. tras eso, los libros de los estantes morados comenzaron a meterse hacia adentro por si solas, y una vez encajados al fondo todos los libros comenzó a sonar un ruido de maquinaria. El estante empezó a moverse y a separarse en dos, dejando a la vista una especie de habitación bastante pequeña.


Estaba mucho menos cuidada que la habitación principal, sin empapelar, sin muebles lujosos y con el techo bastante desconchado. El único mobiliario que había era una mesa bastante simple con una silla que con el mero hecho de mirarla ya parecía bastante incomoda. Sobre la mesa había un caracolofono con un logotipo en su dorso. Este estaba conectado a un Shiro Den Den Mushi, un den den mushi fabricado para evitar que pinchasen las llamadas. Al lado opuesto del den den mushi había una gramola con un disco situado en ella, aunque la aguja estaba levantada. El disco tenía la pegatina que lo identificaba como de un grupo de música del cual posiblemente Shadowblade hubiese oído algo: Los Intouchables. Su música era bastante rockera y animada y estaban ganando bastante fama por los sitios a los que iban de gira.


Entre la gramola y el den den mushi había un cuaderno, forrado en cuero rojo junto con una pluma. Este recogía las paginas con un cordón de terciopelo que pasaba por tres agujeros situados a la izquierda del cuaderno. A su vez, se cerraba por el lado opuesto con un cordón que unía el cuero sobrante por el borde derecho. Parecía que realmente era el diario.


Si Shadowblade lo abría podría comprobar que así era. Estaba lleno de anotaciones, formulas y aparte textos que comentaban el día a día de esa mujer. Continuamente se refería a dos personas con los nombres en clave de M y K. Por suerte venía el nombre de la dueña del diario en la primera página: Sephira Boyle.

Ya había conseguido un nombre, la mujer de rojo era Sephira Boyle, era un paso para descubrir su objetivo. Ya solo quedaban dos hermanas y una de ellas era su objetivo, Morgan Boyle. En las últiams páginas del diario hacían alguna referencia a un proyecto denominado "Hyron", aunque apenas había información sobre este.

Lord Karrigan
Admin

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 06/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Shadowblade el Sáb 06 Abr 2013, 12:09

Hacer aquello activó un mecanismo que hizo que la estantería de los libros morados diera paso a una sala secreta. Era bastante austera, pero en ella encontró lo que buscaba, además de información adicional. Aquel grupo debía de gustarle bastante, de modo que sería una buena forma de entablar conversación. Ojeó el diario intentando hallar cosas que le fueran útiles, pero no le quedaba ya demasiado tiempo. Los diez minutos casi habían expirado, pero aquello le había servido para conocer la identidad con certeza de una de las hermanas. Estaba casi seguro de que la de blanco tampoco era Morgan, pero hubo un dato que le hizo dudar; Phantom había ido hasta allí de repente a por Gustav, cosa que le pareció muy rara a Lady Eliza; lo había visto salir del cuarto de la Boyle después de pasárselo bien… ¿era posible que estuvieran compinchados o simplemente era pura casualidad, aprovechando que el tipo se encontraba allí para tirárselo? No sabía qué pensar. Aún así, no tenía mucho más tiempo; debía correr el riesgo, aunque tuviera que matar a más de una de las gemelas.

Intentó dejarlo todo como estaba y salió del cuarto, no sin antes asegurarse de que no había guardias. Volvió por donde había llegado, dándose algo más de prisa, para poder llegar a tiempo al salón donde se celebraría la fiesta. Al llegar, buscó a Lady Eliza con la mirada y se fue acercando discretamente a ella.

¡Vaya! ¡Qué mala suerte! ¡Mira que ponerme malo justamente hoy…! —comentó, excusándose así por su ausencia ante los que les rodeaban—: Por suerte se me ha pasado un poco la jaqueca.

Justo entonces empezaba el espectáculo. Aprovechando la expectación que levantaba la aparición de las tres gemelas, se acercó más a su compañera de fechorías y le susurró al oído, fingiendo que comentaba algo sobre las hermanas mientras las miraba:

Tengo una descartada por completo y me jugaría algo a que otra tampoco es Morgan. ¿Pasa algo si me deshago de las dos? Eso ayudaría a confundir el móvil…

__________________________________________________
Theme - A Knife in the dark

Ficha de personaje
avatar
Shadowblade

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 07/06/2010
Edad : 27

Ficha de personaje
PS:
Humano/  (Humano/)
PE:
Miembro del CP9/  (Miembro del CP9/)
Atributos:
AtributosAtributoNivelAtributoNivel
1
2

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Lord Karrigan el Sáb 06 Abr 2013, 14:18

Había una cantidad bastante grande de nobles y gente de poder enmascarada en el salón principal. Las tres hermanas estaban sobre un tablón dando la bienvenida a todos los invitados. Al lado de estas estaban el vice-almirante Phantom, bastante sereno y con su pose hierática. También había un tipo sin máscara, con la cara bastante alargada y como de persona amargada. Tenía poco pelo e intentaba cubrirse parte de la calva con un peinado que recogía pelo de ambos lados del cráneo para cubrirsela. Iba vestido algo más pobre que los demás, con un pantalón marrón gastado y un chaleco verde como de pana. Tenía unas gafas redondas y unos guantes con mitones únicamente como accesorios.


-Contamos esta noche con la presencia del Vice-almirante Phantom, el cual ha dado permiso para revelar su identidad, no solo porque ya todos conocemos su fama y renombre, sino para que le avisemos si pasa algo.- Anunció la hermana de rojo. En ese momento Phantom se acercó un poco al borde del tablón y dijo:

-Soy "El Fantasma"...Conmigo aquí están a salvo. Disfruten de la fiesta y no beban mucho...- Dijo con su voz con aspecto de cansada y algo ronca.

-También destacar la presencia de Lady Eliza...Que nos ha honrado con su presencia.- Anuncim, la hermana de blanco con cierto tono irónico, aunque sin remarcar quien de los enmascarados era.

-Bien...A partir de este momento comienza el juego de ¿Quien es Quien?. Como ya saben, durante la velada deben averiguar quien es cada una de mis hermanas y el ganador...Recibirá un premio especial de parte de cada una de las hermanas, según la que haya desvelado primero...- Anunció la hermana de negro.



Lady Elzia escuchó la información de Shadowblade y se quedó pensativa.-Mmm...Podrías matarla...Si...Pero mínimo debe quedar una que siga llevando el negocio. Queremos eliminar a la traidora y la artífice de todo esto, y meter miedo a las otras dos. Si sirve para cubrir tu rastro, hazlo, o échale el muerto a alguien, lo que veas más fácil.


Tras esa presentación, se abrió un telón de un ala de la sala y apareció una orquesta en todo su conjunto, la cual comenzó a tocar música de salón a ritmo de vals, y acto seguido todos los nobles comenzaron a bailar con sus respectivas parejas. Violeta se acercó a Shadowblade y le ofreció la mano por si la quería invitar a bailar, siempre con su sonrisa de oreja a oreja y una mirada de ilusión similar a la de un niño en Navidad.


Mientras Lady Eliza cogió a Gustav por el brazo como si fuera pareja y comenzó a acercarse al tablón donde estaban las tres hermanas, el vice-almirante y el tipo desconocido, perdiéndose entre la gente. Luego las hermanas bajaron del tablón y comenzaron a bailar con los hombres que le pedían la mano para la canción que sonaba.

Lord Karrigan
Admin

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 06/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Shadowblade el Sáb 06 Abr 2013, 16:40

Shadowblade esbozó una de sus sonrisas indescifrables ante las palabras de Eliza y se acarició el mentón con el índice y el pulgar.

Bueno, intentaré dejar vivas todas las reses que pueda…

Cuando comenzó el baile, el asesino tomó la mano de violeta y empezó a danzar junto a ella con cierta maestría, cosa poco común en la gente de baja cuna. Sin embargo, él había tenido que infiltrarse más de una vez en fiestas de etiqueta para cumplir con su objetivo, de modo que había tenido que aprender todas las artes del cortesano en mayor o menor medida. Lucía una sonrisa encantadora y su forma de bailar era elegante, a la par que sensual. Cada movimiento parecía una incitación para Violeta, a la que pretendía tener como en una nube.

Es una suerte que estés aquí, Violeta. La velada sería muy aburrida si no pudiera deleitar mis ojos con tu belleza… —susurró, casi pegándose a ella en uno de los pasos, con sus rostros a escasos centímetros.

Siguió ejerciendo aquella pantomima hasta que, discretamente, se fue acercando a la hermana Boyle que iba de blanco. Cuando aquello ocurrió, le plantó un beso en los labios a su pareja y, acto seguido, se la cambió al acompañante de la otra. Tenía la intuición de que una mujer tan lujuriosa vería irresistible la posibilidad de robarle el novio a otra mujer, seduciéndolo con sus encantos femeninos, aunque sólo fuera por un rato.

Mis felicitaciones, señorita Boyle. Es una fiesta excelente. Oh, ¡qué descuidado! Soy el señor Pendelton, aunque me imagino que usted no querrá decirme su identidad… —Esbozó una sonrisa entre cortés y divertida, algo que pudiera resultar cautivador para ella—. Transmítale mis más sinceros agradecimientos también a sus hermanas por haberme invitado; a Sephira, de rojo, y a Morgan, de negro… —Dicho aquello, esperó con una sonrisilla burlona dibujada en los labios a obtener la respuesta.

__________________________________________________
Theme - A Knife in the dark

Ficha de personaje
avatar
Shadowblade

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 07/06/2010
Edad : 27

Ficha de personaje
PS:
Humano/  (Humano/)
PE:
Miembro del CP9/  (Miembro del CP9/)
Atributos:
AtributosAtributoNivelAtributoNivel
1
2

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Lord Karrigan el Sáb 13 Abr 2013, 18:11

Violeta estuvo apunto de caer desmayada ante el acercamiento de Shadowblade, pero pudo contener sus ganas de dejarse llevar, auqnue no pudo contenerse cuando recibió aquel beso. Más bien se sostuvo por el agarre de la pareja de Lady Boyle que por sus propias piernas.


Lady Boyle miró a Shadowblade y le respondió con una sonrisa, aunque solo podía imaginársela por el estrechamiento de sus ojos, ya que no se veía el resto de la cara de aquella mujer.

-Es un placer tenerle aquí señor Pendelton. Nunca se digna a venir a nuestras fiestas...Pero supongo que el negocio maderero ocupa mucho de su tiempo, es normal.- Respondió a su presentación. Cuando escuchó los nombres, Shadowblade notó que aminoró un poco el ritmo del baile y añadió con cierto tono de superioridad:


-Algo que me sorprende más que este aquí es que siendo su primera fiesta Boyle, se arriesgue a tan temprana hora de la velada a decir su veredicto de quienes somos cada una. ¿Como esta tan seguro de que somos las que dice que somos? Imagino que no hará falta de que si mando a una guardia a nuestras habitaciones, estarán intactas. Un caballero como usted no andaría husmeando por las habitaciones de una señoritas...Dígame...¿Que pruebas argumentan sus hipótesis de que esas somos las que dice usted que somos?- Preguntó mientras seguía bailando agarrada a Shadowblade.

Lord Karrigan
Admin

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 06/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Shadowblade el Sáb 13 Abr 2013, 20:15

Sí, el negocio maderero… y otros quehaceres más placenteros… —contestó con una sonrisa pícara.

Luego escuchó las reticencias que la mujer le puso acerca de su afirmación y se mantuvo en todo momento impertérrito. Ya suponía que no iba a ser tan fácil como una simple enumeración, de modo que había preparado una buena explicación para la ocasión, basándose en la información que le había proporcionado aquel obseso con las Boyle. Sonrió cortésmente a su acusación de haber profanado el santuario de las hermanas y negó con la cabeza.

Temo no haber tenido tiempo para llevar a cabo tan exhaustivas indagaciones. Sus criados podrán corroborar el malestar que me ha invadido poco antes de que vuestras gracias se presentaran en el salón principal. Además, vagando por los pasillos en busca de la cocina, me he percatado de que hay centinelas por todas partes. Me atribuye demasiada habilidad como escapista para haber podido burlar a todos ellos con una jaqueca de mil demonios y apenas unos minutos disponibles; demasiado para un humilde empresario. Aún así, si no está tranquila, mande a cuantos guardias tenga a su disposición —se excusó, haciendo obvio que aquella posibilidad era demasiado improbable. Hizo una breve pausa y prosiguió—: Puede que no venga muy a menudo, pero uno tiene sus contactos. Conocí a un verdadero admirador de vuestras gracias que me comentó un par de cosas que sabía sobre ustedes; por supuesto nada es gratis, de modo que le haré cierto favor a cambio, si es que su información era correcta. —Esbozó una sonrisa confiada y seductora a la vez, justo antes de voltear la posición con ella acompañando el baile—. Me contó que su hermana Morgan come bastante, a pesar de que hace mucho ejercicio. Observándola durante la noche, he podido observar que ha tomado más canapés que las demás, de modo que he supuesto que debe ser ella. La duda entonces me surgía entre Sephira y usted, pero claro… Su admirador secreto me comentó que usted era la más bella de las tres y, con todos los respetos hacia su hermana… —dijo bajando el tono y acercando el rostro al suyo peligrosamente—, su belleza resplandece aún oculta debajo de este disfraz. No sé si me habré equivocado identificando quién es quién, pero de lo que estoy seguro es de que no he errado escogiendo de compañera de baile a la más hermosa y sensual… —concluyó, apretándola contra si aprovechando el ritmo de la pieza.

__________________________________________________
Theme - A Knife in the dark

Ficha de personaje
avatar
Shadowblade

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 07/06/2010
Edad : 27

Ficha de personaje
PS:
Humano/  (Humano/)
PE:
Miembro del CP9/  (Miembro del CP9/)
Atributos:
AtributosAtributoNivelAtributoNivel
1
2

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Lord Karrigan el Sáb 20 Abr 2013, 20:18

Lady Boyle siguió el juego de Shadowblade y le permitió seguir hablando mientras bailaba con él. Soltó una risita bastante aristocrática llevándose una de las manos a la boca de la máscara y alegando:

-Es usted todo un caballero señor Pendelton. Y muy observador si me permite elogiarle. Lástima que ya tenga pareja esta noche. No quiero ser un estorbo entre usted y su...- Dejando la frase en el aire para que Shadowblade respondiese por ella.

-Sin embargo...Lo que más me molesta de usted ha sido su entrada. Venir junto a Lady Eliza es algo poco usual en los hombres. Y aún más raro que venga usted es que ELLA venga a nuestras fiestas. Las detesta. Me temo que ha usado el pretexto de la fiesta solo para poder ver en persona al Vice-almirante...-Pero no nos desviemos del tema...Debo elogiarle señor Pendelton. Nunca pensé que acertase nadie nuestro juego, y menos usted. Ha ganado, pero aún no es el momento de desvelarlo...Mucho de los invitados solo viene por el juego, y si lo desvelamos ya, la fiesta acabará. Disfrute de la velada señor Pendelton. Nos veremos...Luego, para que pueda recibir su premio.- Tras eso, la canción acaba y Lady Boyle hizo lo propio despidiéndose con una pequeña reverencia hacia Shadowblade mientras se unía a un grupo alejado de personas a conversar con ellos.


Violeta se acercó a Shadowblade y agarrándole del brazo le preguntó si todo iba bien mientras le miraba con los ojos como platos. A lo lejos, por detrás del tablado donde hablaron minutos antes las hermanas, Shadowblade pudo ver a Lady Eliza hablando con el Vice-Almirante, el cual ya tenia agarrado del brazo al hombre que estaban entregando a la Marina. Al lado opuesto de la sala, junto a una mesa del buffet llena de comida y una fuente de la que emanaba vino, estaba el hombre misterioso del tablado con cara amargad,a con una copa de vino en sus manos de la cual iba dando pequeños sorbos y de vez en cuando bostezaba de aburrimiento mirando el panorama.

Lord Karrigan
Admin

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 06/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Shadowblade el Dom 21 Abr 2013, 01:01

Parecía que sus artimañas de seducción habían conseguido su efecto. Aquella risa pomposa se lo confirmó, pero, por si no le había quedado claro, la Boyle le confesó que el único inconveniente era que ya tenía acompañante aquella noche. “El fantasma”, pensó él. Tras eso, la aristócrata hizo referencia a Violeta, a lo cual él respondió echando un vistazo a la sirvienta de reojo.

Mi acompañante esta noche, mi sirvienta —completó la frase. Después, la gemela se refirió a su llegada acompañando a Lady Eliza. Por lo visto, aquella araña tejedora de sombras no le caía muy bien a la gente; no era para menos. Carraspeó la garganta con incomodidad y dijo en voz baja—: Lo cierto es que a mí tampoco me cae demasiado bien. El problema es que justo antes de venir, tuvimos una reunión de negocios en la torre. Se ofreció a traerme hasta aquí y, como usted bien sabe, habría sido una descortesía rechazar su invitación. —Al parecer había dado justo en el clavo; Morgan Boyle era la que iba ataviada de negro y tenía su objetivo al alcance de la mano. Sólo tenía que esperar el momento oportuno. En cuanto al concurso, no quería destriparlo tan rápido, de modo que aceptó la espera—: Aguardaré impaciente el momento, mi señora.

Después de eso, el baile acabó. La mujer hizo una reverencia y él respondió tomando su mano y besándola con cortesía. Después ella se entremezcló con la gente y fue Violeta la que llegó hasta él. Le tomó por el brazo y la miró de reojo. Parecía algo impresionada aún por lo que había hecho anteriormente. Le preguntó si estaba todo bien y él asintió.

Está todo bajo control, no te preocupes… —Rodeó su cintura con un brazo por detrás y la atrajo contra sí, acariciando su mejilla con la otra mano—. ¿Estás disfrutando de la fiesta? —se interesó.

Mientras escuchaba la reacción de la muchacha, vio que Eliza estaba con el vicealmirante y el tipo al que le comió la lengua el gato. Debían de estar tratando sus asuntos. Echó una panorámica general al resto del salón y vio un tipo que parecía aburrirse como una ostra fuera del mar. No tenía aire festivo, pero por su actuación anterior, debía de ser bastante importante allí. ¿Sería el colega de Chokolov al que tenía que robar el suero? Sería mejor indagar un poco.

Vamos a tomar algo, preciosa —le dijo a Violeta, llevándola cogida del brazo hasta la mesa donde estaba el otro. Allí tomó una copa de vino y se la ofreció a la chica; él tomó otra y le dio un sorbo—. Uhm… un vino exquisito, ¿no le parece? Lástima que haya que mantener la compostura, pero seguro que la embriaguez me quitaba el dolor de cabeza. Estuve buscando al galeno, pero la mansión es tan grande que me perdí… Quizás el doctor alcohol tenga el remedio…

__________________________________________________
Theme - A Knife in the dark

Ficha de personaje
avatar
Shadowblade

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 07/06/2010
Edad : 27

Ficha de personaje
PS:
Humano/  (Humano/)
PE:
Miembro del CP9/  (Miembro del CP9/)
Atributos:
AtributosAtributoNivelAtributoNivel
1
2

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Lord Karrigan el Lun 09 Sep 2013, 16:19

El hombre con cara de amargado miró de reojo a Shadowblade y permaneció en silencio. No parecía un tipo muy hablador que digamos, aunque a los segundos cogió aire y casi diciéndolo sin ganas mientras se escapaba el aire de su boca soltó:
-No se haga el despistado...Se que quiere verme. Muchos usan el pretexto de la fiesta para poder tener una "cita" extraoficial conmigo, temen sus dolencias y males internos y no confían en los médicos públicos, cosa que entiendo, ya que las mediocres manos del pueblo no están hechas para el arte de sanar. Y por otro lado esta Sokolov, el Padre de la Filosofía Natural...Maldita rata descreída...Se cree que por robarme unas ideas, aunque no cuestiono su gran intelecto, ya que pocos entenderían lo que yo digo, puede ir a la Academia Natural a enseñarles mis ideas y luego destituirme...Y aún más ultrajante es acabar trabajando para tres arpías sin escrúpulos que solo me contrataron para intentar hacerle frente a Lady Eliza, no soy ningún objeto, no soy moneda de cambio, pero nadie más me acogía y me daba el material que necesitaba para mis experimentos...El país se va a la mierda...¿!Que digo?! El mundo se va a la mierda...En fin...¿Que te pasa? ¿Peste bubónica? ¿Dolor pulmonar? No me creo que sea solo un dolor de cabeza, y en el caso de que lo fuera, sería por esta horrible música de salón que ponen con la intención de callar las jadeantes voces y risas de nobles que viven en su propia burbuja de aire...- Tras soltar esa parrafada, casi sin respirar entre frase y frase, se acercó a una de las mesas, pasando pro el lado de Shadowblade, mientras cogía de esta una botella de vino y la descorchaba, dándole un trago a morro, sin importarle las apariencias ante la gente, y por otro lado parecía ignorar la presencia de Shadowblade por un momento. Tras darle un trago, invitó a Shadowblade a beber y la misma botella mientras le invitaba a dar un paseo por los jardines de la mansión, los cuales estaban cubiertos por una cúpula para evitar la contaminación de las fábricas.

-¿Que quiere de mi?- Le preguntó serio mientras deambulaba por los jardines rumbo hacia una caseta con un campo voltaico en su entrada.

Lord Karrigan
Admin

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 06/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Shadowblade el Lun 09 Sep 2013, 23:27

La verdad es que le sorprendió bastante la manera de actuar de aquel hombre. Parecía como si ningún aspecto de su vida le agradara en lo más mínimo. Pobre infeliz. Shadowblade esbozó una media sonrisa enigmática mientras le escuchaba hablar. Acababa de decidir que, si tanta amargura le producía el simple hecho de vivir, acabaría con él en cuanto descubriera dónde tenía aquel dichoso suero.

En cualquier caso, o era muy inteligente y poseía una capacidad de observación asombrosa, o se lo tenía muy creído, porque no creyó la excusa del malestar común con la que había acudido a él. Quizás se considerara a sí mismo una especie de médico de alto nivel, cualificado para atender únicamente enfermedades que no estaban al alcance de sus colegas de profesión más humildes e intelectualmente inferiores. Eso sí, bebía como un borrachuzo cualquiera, sin modales ni recato. Daba igual; si pensaba que tenía algo más grave, quizás pudiera llegar así hasta el objetivo de su misión secreta.

Me ha impresionado, doctor. Sin duda usted está a un nivel que el charlatán de Sokolov sólo sueña con alcanzar —halagó, creyendo que así se ganaría la simpatía del hombre. Tomó la botella que le ofrecía y echó un trago de la misma manera que él, olvidando por un momento que se trataba del refinado señor Pendelton—: Será mejor que lo hablemos en privado. Aquí hay demasiados oídos que recibirían con alegría mis pesares. —Miró entonces a Violeta y le dijo—: Quédese aquí, señorita. Volveré cuando haya terminado de consultarle. Ah, y de esto ni una palabra a la señora Pendelton, ¿entendido? Si esa víbora supiera lo que padezco, seguro que se afanaba en acelerar mi muerte.

Salió junto al facultativo a los jardines de la mansión, aunque no sabía si aquel nombre era correcto. Normalmente, éstos se encontraban al aire libre, pero aquellos estaban cubiertos por una cúpula protectora para evitar que la insoportable contaminación pudriera aquel pequeño oasis vegetal. Mientras caminaban, le preguntó lo que quería de él, dirigiéndose hacia una caseta protegida por uno de aquellos campos voltaicos que había por todas partes. Sin duda, ahí se guardaba algo de valor, quizás el instrumental del médico y, por qué no, el suero que andaba buscando, o quizás su fórmula…

—[color=purple]Verá, desde hace un tiempo, sufro unos extraños temblores que me impiden en algunas ocasiones sujetar con firmeza los objetos o incluso atinar con las llaves en una puerta. No los noto todo el tiempo, sólo de vez en cuando, sobre todo en los momentos en que estoy bajo presión o estrés. He consultado con muchos médicos, incluido el fanfarrón de Sokolov, pero ni él ha sabido determinar la causa exacta de la patología, y mucho menos curarla… ¿Cree usted que podría hacer algo al respecto? Temo convertirme en un hombre que no pueda ni escribir una carta…[/purple]

__________________________________________________
Theme - A Knife in the dark

Ficha de personaje
avatar
Shadowblade

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 07/06/2010
Edad : 27

Ficha de personaje
PS:
Humano/  (Humano/)
PE:
Miembro del CP9/  (Miembro del CP9/)
Atributos:
AtributosAtributoNivelAtributoNivel
1
2

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Lord Karrigan el Sáb 05 Oct 2013, 16:01

El galeno se acercó al campo voltaico y nada más estar en su alcance, el campo se desconectó, permitiendole paso a Shadowblade y al propio galeno. Una vez al otro lado, este volvió a reactivarse, dejandoles entre una puerta y él. El galeno se sacó una llave que colgaba de su cuello mediante una cadena de plata y abrió la puerta introduciendo la llave en la cerradura.

Al abrir la puerta, Shadowblade no pudo ver nada. Todo estaba en completa oscuridad y no fue, hasta que dieron unos pasos adentro, el momento en el que unos potentes focos comenzaron a encenderse por el techo uno a uno. La luz era bastante potente, dejando ver una amplia habitación llena de material médico, químico y diversos utensilios que escapaban al conocimiento de Shadowblade. Había numerosas pizarras con formulas escritas, y algunas con mas de un garabato. Al fondo de la estancia se podía divisar una escalera de caracol que descendía hasta un sótano.

Piero escuchó los síntomas y males de Shadowblade, aunque parecía ignorarle ya que le daba la espalda observando una probeta de la cual sacaba un líquido con una jeringuilla.

-Por lo que me cuentas...Podría tratarse de algo grave, aunque no creo que sea la peste, puedes estar tranquilo. Esto es una dosis de mi suero. Te inyectaré una dosis pequeña y si a los pocos minutos hace efecto, ya no debería sentirte con dolencias, de hecho olvidarás toda la fatiga y dolencias que tengas en varios días.- Le comentó mientras comprobaba que la jeringuilla funcionaba bien apretando el émbolo y dejando salir unas gotas del suero. Tras ver que iba correcto, se acercó a Shadowblade y le pidió que se remangase la camisa del brazo derecho para propinarle la dosis.

Lord Karrigan
Admin

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 06/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Shadowblade el Sáb 05 Oct 2013, 22:50

Qué ingenuo… —pensó el asesino para sí, disimulando una sonrisilla, satisfecho por la facilidad con la que se desarrollaban los acontecimientos para sus intereses.

Tras cruzar el arco voltaico, que se desactivó sólo con la cercanía del científico, que seguramente llevara algún detector encima, éste abrió las puertas del laboratorio con unas llaves. Al principio todo estaba oscuro, pero unos focos se encendieron rápidamente y pudo apreciar la amplitud y complejidad de la estancia. Prácticamente no entendía nada de lo que había allí, pero era evidente que se trataba del famoso trabajo de Piero.

Mientras Shadowblade le informaba sobre sus dolencias, el médico se enfrascaba en sus asuntos, aparentemente ignorándole. Sin embargo, acabó por cargar una jeringa con el líquido que contenía un matraz. Parecía que aquella podría ser la cura de su falsa enfermedad y, por la descripción que el hombre hizo del fármaco, algo le dijo que se trataba del suero que debía obtener. Ahora que lo pensaba, el dichoso Sokolov no le había especificado si debía o no matar a su rival… o, al menos, no lo recordaba. Suponía que tampoco importaría demasiado. Pero finiquitarlo podría ir contra los intereses del científico amigo de Lady Eliza, ya que podrían considerar sus “avances” de robo. Sería mejor algo más discreto.

¿Y ya está? ¿Tan sencillo como una inyección? Me sorprende, doctor. Es usted un verdadero genio, aunque permítame que me reserve la mayoría de los cumplidos y mi agradecimiento metálico para cuando compruebe la efectividad del tratamiento —dijo, haciéndose el sorprendido.

Hizo el gesto de irse a remangar, pero entonces, rápido como una centella, agarró al científico y le golpeó con fuerza en la nuca para noquearlo lo más suavemente posible. Antes de que cayera al suelo inconsciente, agarró la jeringa y se la guardó en una faltriquera que llevaba bajo la indumentaria. Ya tenía lo que había ido a buscar allí. Sólo quedaba deshacerse de la hermana molesta.

Acabado el trabajo, cogería al doctor inerte y lo llevaría a hombros para poder pasar por el arco voltaico, cerrando antes la puerta con la llave plateada. Luego lo escondería entre las plantas de aquel jardín cubierto y regresaría a la fiesta, donde el baile de disfraces ya estaría avanzado.

__________________________________________________
Theme - A Knife in the dark

Ficha de personaje
avatar
Shadowblade

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 07/06/2010
Edad : 27

Ficha de personaje
PS:
Humano/  (Humano/)
PE:
Miembro del CP9/  (Miembro del CP9/)
Atributos:
AtributosAtributoNivelAtributoNivel
1
2

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Lord Karrigan el Mar 22 Oct 2013, 13:00

El galeno no tuvo tiempo de reacción ante aquella maniobra de Shadowblade, quedando noqueado como si se tratase de un muñeco de trapo.


Una vez de nuevo en el interior de la Mansión, Shadowblade pudo observar que el baile seguía, pero con una pieza musical diferente a la que escuchaba antes de irse con el doctor al jardín. Ya había más que otro noble con cierta borrachera encima, dando tumbos de un lado para otro más que bailar. Violeta estaba sola junto a una de las mesas de comida, comiendo un canapé tímidamente. En cuanto vio a Shadowblade fue hacia él con cierto paso veloz y se agarró a su brazo derecho enroscándose con los suyos y suspirando.


-Menos mal que a regresado señor...Estaba sola y rodeada de mirones hasta hace solo un momento, suerte que avise al vice-almirante y el los echó de la fiesta.¿Dónde se metió señor? Lady Eliza le estaba buscando, parece que tiene algo urgente que decirle.-Le informó Violeta mientras señalaba la dirección en la que estaba Lady Eliza, la cual estaba al fondo del salón de baile, bailando con un caballero con una máscara de lobo bastante conseguida.

En cuanto Shadowblade se acercó, el hombre-lobo miró a Shadowblade, hizo una reverencia a Lady Eliza y se marchó perdiéndose entre la gente. Lady Eliza le ofreció la mano a Shadowblade para que comenzasen a bailar. En cuanto comenzó la danza Lady Eliza acercó su cabeza a la de Shadowblade y comenzó a hablarle en voz baja.


-Esta fiesta comienza a ser un tostón...Debemos acabar pronto con todo esto. Puedo proporcionarte un momento de caos para que asestes tu golpe, pero puede volverse peligroso. A fuera a un gran grupo de afligidos por la peste montando jaleo en protesta por la fiesta...Por eso odio las casas bajas. Podría quitar la seguridad y que abriesen las puertas. Se formaría un gran revuelo y escándalo, ideal para que acabases con la Boyle. Pero si tienes otro plan solo dímelo y no retiraré la seguridad del lugar. ¿Que me dices?- Preguntó Lady Eliza.

Lord Karrigan
Admin

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 06/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Shadowblade el Mar 22 Oct 2013, 21:04

Nada más entrar en el salón, donde la fiesta continuaba su curso sin mayores inconvenientes, Violeta acudió a él bastante inquieta, explicándole que algunos de los asistentes se habían comportado de un modo inadecuado durante su ausencia. Él le acarició la mejilla y le dedicó su más encantadora y seductora sonrisa.

Tranquila, preciosa. He tenido que atender unos asuntos con el doctor, pero ya estoy aquí. —Sus rostros estaban tan cercanos que podía sentir sobre su piel la respiración agitada de la muchacha. Su cara parecía enrojecer por momentos, pero logró transmitirle el mensaje de su compañera en aquella farsa—. Gracias por decírmelo, Violeta. Cuando todo esto termine, te compensaré con creces este mal trago… —aseguró en un tono extremadamente sugerente, que despedía lujuria en cada sílaba.

Dejó allí plantada a la hermosa sirvienta, ensimismada en sus ensoñaciones, y fue al encuentro de Eliza. En cuanto el hombre con el que bailaba le vio acercarse con la misma intención, realizó un saludo respetuoso y se hizo a un lado. Empezó entonces a danzar con su cómplice, acercándose mucho, quizás demasiado, para poder hablar en voz baja con libertad. Ella le contó cuál era su plan de actuación y le dejó que lo valorara, teniendo en cuenta otras posibilidades. Shadowblade sonrió casi de forma burlona. Estaba claro que aquella trama urdida le parecía muy burda e innecesaria.

Si retirases la seguridad, pronto te señalarían a ti y a otros tantos que pudieran tener la misma autoridad, si es que los hay. No, querida. Se nota que no habéis tenido un buen asesino entre vosotros desde hace mucho tiempo… —Miró de reojo a la gemela que era su objetivo, que seguía bailando con los invitados, y luego añadió—: Sólo necesito un baile con ella; nada más. En eso podrás ayudarme, ¿verdad?

Así, poco a poco se fueron aproximando a la otra pareja, hasta que, justo al comenzar una nueva canción, estuvieron justo al lado. Como mandaba el protocolo, se intercambiaron y fue Shadowblade ahora quien danzaba con la Boyle. Pero fue en ese breve lapso cuando aprovechó para meter dos dedos en uno de sus bolsillos y extraer uno de sus minúsculos dardos envenenados, que dejó oculto entre ambos, con cuidado de no pincharse él mismo.

Está usted deslumbrante, señorita… —Hizo una pausa, como si quisiera ver si la mujer caía en el engaño y le revelaba su nombre. Pero, al ver que no era así, rió—. Discúlpeme. Ni se me debió pasar por la cabeza que iba a caer en una trampa tan absurda. Eso sí, quiero dejar constancia de que es verdad que está arrebatadora; y eso sin poder verle la cara. —El asesino desplegó todo su encanto, dejando que el tiempo pasara. Cuando la canción tocaba a su fin y otra pareja se disponía a intercambiarse con ellos, le tomó la mano para besarla, aprovechando para pincharle con el dardo en la palma mientras sus labios rozaban el dorso. Apenas notaría nada, una levísima molestia—. Una fiesta excelente. Estoy deseando repetirla en otra ocasión.

Shadowblade se separó y, antes de tomar su nueva pareja, volvió a guardar con disimulo el dardo en su ropa. No tuvo que esperar mucho, apenas un par de minutos, hasta que la Boyle empezó a sentirse mal. Pocos segundos después, caía redonda al suelo, totalmente inconsciente.

¡Avisen al doctor! —escuchó gritar a una de sus hermanas. Qué apropiado había sido dejarle noqueado y fuera de combate. Cruzó la mirada con Eliza y le dedicó una sonrisa perversa que no podría ver con la máscara.

__________________________________________________
Theme - A Knife in the dark

Ficha de personaje
avatar
Shadowblade

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 07/06/2010
Edad : 27

Ficha de personaje
PS:
Humano/  (Humano/)
PE:
Miembro del CP9/  (Miembro del CP9/)
Atributos:
AtributosAtributoNivelAtributoNivel
1
2

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Lord Karrigan el Mar 07 Ene 2014, 23:05

Lady Eliza no hizo comentarios ante lo de un buen asesino entre ellos desde hace un buen tiempo, pero tenia una sonrisa picaresca en sus labios, y mientras que se apretaba más al cuerpo de Shadowblade y le susurró:

-Eso es lo que más me gusta de usted señor Shadowblade...Su arrogancia y dones de superioridad. Pese a que me deteste tanto, no somos tan diferentes. Prepararé la forma de irnos. Haga lo que tenga que hacer querido, se que lo harás bien...Como me imagino que todo lo que haces...- Finalizó con una leve carcajada entre dientes mientra deslizaba su manos por le brazo de Shadowblade dejándole engarzarse a la Señorita Boyle ne el paso del baile. Lady Eliza se enganchó al brazo de otro noble y comenzó a bailar con el la nueva canción.


Lady Boyle aceptó el baile de la mano de Shadowblade. Esta no pudo evitar reírse ante el truco del saludo para saber su nombre, a lo que añadió un simple comentario de lo iluso que había sido ese movimiento. Durante el baile comentó que no sabía de las habilidades de Lord Pendelton en lo que a bailar se refería, pensaba que sus movimientos eran tan rígidos como el servicio maderero que ofrecía su empresa, con cierto tono sátiro a sus palabras, aunque sin alejarse del asombro ante los movimientos del papel que interpretaba Shadowblade. Tras finalizar el baile, comenzó a sentirse mareada hasta el punto de perder el conocimiento y caer al suelo. La fuerte voz de la hermana hizo captar toda la atención del cuerpo inerte de la victima, el cual se vio arropado por todos los curiosos de la fiesta, muchos de los cuales incluso se quitaron la máscara ante su asombro. Todos los guardias comenzaron a buscar al galeno por la casa, excepto un grupo reducido que se quedó vigilando la sala de baile, mientras otro cerraba la puerta principal, para no descartar la posibilidad de un homicidio.

Tras pasar no más de un minuto, no se daban señales del Galeno real por ninguna parte de la casa, uno de los guardias, por sus condecoraciones parecía el jefe de la guardia personal de los Boyle,se abrió paso entre el bullicio de nobleza alrededor del cuerpo de la Señora Boyle y anunció:


-!No hay tiempo¡ Debemos llevarla a un médico urgentemente. ¡Lady Eliza, por favor, el señor Sokolov trabaja en su casa y es un buen médico, llévela con usted lo antes posible!.Mientras eso, Lady Eliza se giró nada mas oír su nombre y con cierta determinación anunció que tenía razón, sería mejor darse prisa, por lo que pidió que llevasen el cuerpo a su carruaje. El jefe de guardia cogió el cuerpo en brazos y Lady Eliza le dio una señal a Shadowblade de que ayudase a transportar el cuerpo. Violeta y ella salieron corriendo hacia la entrada principal, donde los guardias abrieron las puertas de par en par, dejando pasar a Lady Eliza y sus acompañantes. Siguieron corriendo por el jardín delantero hasta llegar a las cocheras, donde esperaba el carruaje con la puerta abierta, custodiada por dos de los guardias con armaduras que Shadowblade había visto por la ciudad. Lady Eliza entró primero, tras ella Violeta y tras de sí, el jefe de guardia con la parte delantera del cuerpo de Lady Boyle, dejando por ultimo el paso a Shadowblade.



Sin dar ni tiempo a cerrar la puerta, el transporte comenzó a moverse y salir de la mansión. Nada más girar una esquina, aminoró el paso.


-Gracias Daniel...Tu actuación ha sido muy convincente.- Dijo Lady Eliza, mientras se quitaba la máscara, mirando a el jefe de la guardia.
-¿Quien diría que no a esa suma de dinero y alimento para mi familia? Los Reaver saben cuidar de sus empleados, no como los Boyle.- Anunció con cierto ánimo en su cara mientras cogía aire tras la carrera hasta el carruaje.

-Tienes razón. Descuida, tu familia recibirá toda la atención que necesita. No volverán a pasar hambre ni ninguna enfermedad- Dijo Lady Eliza tranquilizando a Daniel, aunque Shadowblade ya había visto esa mirada en Lady Eliza antes, una mirada misteriosa seguida de su sonrisa picaresca. Tras acabar la frase, como si de un rayo se tratase, en una milésima de segundo, una hoja afilada atravesó el respaldo del sillón donde estaba Daniel y profundizó en su garganta, mientras su mirada, desencajada y agonizante, sin posibilidad de hablar, veía como su vida se escapaba lentamente por una catarata sangrienta de su garganta. Se aferró al brazo de Shadowblade tirando de este como pidiendo auxilio, en vano. Violeta se sobresalto a la vez que la cuchilla salía del respaldo. Tenía los ojos llorosos del susto que se había dado, pero no chilló ni dijo nada. Simplemente apartó la mirada del cuerpo de Daniel.

Lady Eliza no hizo ningún gesto, solo siguió con su sonrisa tranquilizadora, viendo como se desangraba Daniel. Mientras tanto cogió un pequeño diario negro y se lo pasó a Violeta mientras decía:

-Querida...Apunta que debo escribir una carta a la familia de Jefe de Guardia Daniel Görler, anunciando que tras el transporte de Lady Boyle a la inspección del doctor Sokolov, un grupo de afligidos por la peste intentó asaltar el carruaje pero con valor y destreza se enfrentó a ellos, muriendo así en honores salvando la vida de los demás usuarios del transporte. En honor a su memoria, serán trasladados a la torre para su manutención y cuidados, todo a cargo de la familia Reaver. Descuida querido, Lady Eliza cumple sus palabras. Pero tu sabes demasiado...- Añadió mientras le acariciaba la cara a Daniel, quien estaba ya cabizbajo, aunque aún no había muerto. El carruaje se detuvo. Se oyeron tres porrazos en la puerta y Lady Eliza indicó que se pusieran las mascarillas para respirar. Tras ponérselas todos, la puerta del carruaje se abrió y uno de los guardias con armadura cogió el cadáver de Daniel, arrojándolo por lo que parecía un precipicio a base de escombros de unas casas. La imagen era bastante desoladora, media ciudad estaba ne ruinas, desértica salvo por algunas luces tenues en algunas ventanas de los edificios abandonados que se apagaban ante el paso del carruaje. Las ratas campaban a sus anchas por la ciudad y a lo lejos, se veían las columnas de humo de las fábricas. Shadowblade pudo observar muy a lo lejos un edificio en una pequeña isla más allá del precipicio. Estaba en un buen estado, aunque estéticamente hablando parecía un bloque de piedra solido, estaba conectado al resto de Dunwall Tower por un único puente. El guardia, tras arrojar el cuerpo de Daniel, volvió a cerrar la puerta. Tras el pequeño pitido, que sonó en el transporte y comenzase de nuevo su trayecto, Lady Eliza se quitó la máscara.


-Enhorabuena señor Shadowblade, un trabajo brillante hay que decirlo. Sin más implicados que la señorita Boyle, y si alguien sospechase, todos creyeron que se trataba del Señor Pendelton, por lo que estamos libres de sospecha. Por desgracia, la señorita Boyle estaba contagiada de la peste y Sokolov no ha podido salvarla...Tendré un buen informe preparado. Dudo que haya ninguna misión esperando sobre su mesita de noche así que podrá descansar un par de días. Tendrás acceso ilimitado a las estancias de la Torre y de la ciudad si quieres, aunque hay poco que ver más que fábricas, la Academia Natural y la prisión de Coldbridge...Poco hospitalarios en comparación con la Torre,¿Verdad, Violeta? - Anunció Lady Eliza mientas se quitaba los accesorios del disfraz, mirando a Violeta, la cual asintió tímidamente algo cabizbaja, aunque Shadowblade pudo notar que esta le miraba con sus pequeños ojos.




A los minutos, el carruaje se detuvo. Un grupo de guardias abrieron las puertas del carruaje. Uno el dio la mano a Lady Eliza para ayudarla a bajar, mientras que dos más cogían el cuerpo de Lady Boyle para llevárselo. Estaban dentro de una especie de garaje lleno de carruajes, dentro de un edificio que seguramente fuera la torre. A lo lejos, en una pared había dos ascensores. Los guardias con Lady Boyle se fueron en uno, y por las flechas de la pared parecía que descendían. Lady Eliza se montó en el otro, esperando a que Violeta y Shadowblade se montasen.

Un guardia pulsó uno de los botones y el ascensor comenzó a moverse. Por las marcas de niveles, parecía que estaban en una 2 planta por debajo del nivel de tierra. Lady Eliza no hizo ningún comentario durante la travesía, solo al salirse en la planta número 25, donde se despidió de Shadowblade y Violeta, la cual estaba agarrada al brazo de Shadowblade. La habitación de Shadowblade estaba en un nivel superior, la planta 45, donde al llegar el ascensor Violeta salió primero y con voz tímida le dijo a Shadoeblade:

-Mi habitación en la contigua a la suya desde esta tarde, me trasladaron a esta planta para estar cerca de usted por si necesitaba cualquier atención. Si no necesita nada más, me retiraré a mis aposentos. Espero que pase una buena noche señor Sahdowblade.- Tras eso se separó de Shadowblade caminando lentamente hacia su habitación.


Lord Karrigan
Admin

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 06/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Kaiba el Dom 12 Ene 2014, 01:00

Como era normal, el caos se extendió rápidamente al ver que la anfitriona de la fiesta caía al suelo inerte. Mandaron llamar al médico, pero él permanecía tranquilo, pues sabía que no lo iban a encontrar. Se había encargado de esconderlo bien y, salvo serendepia, no creía que lo hallaran en aquel estado de nervios, sin tiempo para registrar a fondo. Lo que no esperaba era que uno de los guardias de las Boyle abogara por llevar a la moribunda a casa de Lady Eliza, donde Sokolov trabajaba en su laboratorio. ¿Lo tendría previsto o sería un obstáculo en el plan? Por la reacción de su cómplice, no parecía alterada, pero quién sabía lo que escondía aquella mujer bajo su máscara…

Su jefa le hizo una seña para que ayudara a transportar el cuerpo inmóvil de su víctima al carruaje. El guardia que había hablado lo tomó de un extremo y él por el otro. No obstante, al hacerlo con su nuevo implante mecánico, notó cómo la fuerza de una extremidad era suficiente, incluso para levantarla él solo, de modo que de camino al exterior, fue despidiéndose de los pasmados asistentes de una forma cortés, aunque burlona, haciendo ver que estaba en una forma excelente en comparación a ellos.

La escena que se encontró al entrar en el carruaje y cerrar las puertas no fue menos sorprendente. Por lo visto, aquel tipo, Daniel, estaba compinchado con Lady Eliza desde el principio, sobornado por una generosa cuantía. Era enternecedor que se preocupara así por el bienestar de su familia mientras el cadáver de su jefa yacía a su lado inerte. Pero algo en la sonrisa de la mujer le dijo que aquel infeliz tenía los segudnos contados.

Fiarse de una arpía así… Craso error… —pensó, desviando la mirada hacia la portezuela.

En efecto, en poco menos de un suspiro ya había caído en la telaraña. Una cuchilla salió del asiento para arrebatarle la vida. Pudo ver de reojo la impresión que le produjo a Violeta, pero ni siquiera soltó algún gemido de sorpresa. Él se limitó a esbozar una media sonrisa divertida ante el desdichado, observando su expresión desencajada entre estertores.

Podrís habérmelo comentado, Eliza. Te habrías ahorrado las manchas de sangre en el tapizado —comentó como única observación al suceso, mientras los hombres de los Reaver se encargaban de deshacerse del cadáver. Tras eso, Lady Eliza le felicitó por el trabajo y le dio “vacaciones”—. el simple hecho de que tuvieras alguna duda de mi éxito me ofende, pero lo dejaré pasar —dijo en tono sarcástico, aunque apreció el efecto que tuvieron las palabras de la mujer en la dulce asistenta—. ¿Ha sido por la ciudad o por la prisión? ¿Qué secreto oculta esta chica…?

Una vez en la torre, se separaron de Eliza cuando llegaron a su planta y siguieron solos en el ascensor un poco más. Al parecer, habían trasladado a Violeta a la habitación contigua a la suya para que pudiera atender sus necesidades. Era como estar en un hotel de lujo… La joven se despidió frente al dormitorio y ya se iba caminando despacio cuando apeló:

Me apetece tomar algo antes de conciliar el sueño. ¿Quieres acompañarme, Violeta? ofreció mientras abría la puerta.

__________________________________________________
El trabajo de narrar... Nada más duro y placentero ^^

Kaiba
Admin

Mensajes : 670
Fecha de inscripción : 05/06/2010

http://onepiecegreatsea.foro-activo.es

Volver arriba Ir abajo

Re: El muerto de la fiesta

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.