Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» Solicitud de Hone-Hone no mi
Lun 03 Nov 2014, 16:26 por Kaiba

» Umezawa Kondor (Kondoriano)
Sáb 25 Oct 2014, 14:13 por Kondor

» Técnicas de Umezawa Kondor
Sáb 25 Oct 2014, 13:32 por Kondor

» Hone-Hone no Mi
Sáb 25 Oct 2014, 12:48 por Kondor

» Shadowblade
Dom 19 Oct 2014, 21:51 por Shadowblade

» Brazo robótico
Dom 19 Oct 2014, 16:27 por Shadowblade

» Revisión de técnicas de Shadowblade
Dom 19 Oct 2014, 16:16 por Shadowblade

» Revisión de bane-bane no mi
Dom 19 Oct 2014, 12:43 por Sion

» Modelo de solicitud de arma o armadura
Sáb 18 Oct 2014, 15:17 por Kaiba

Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Compañeros
Crear foro

Dirigir con Mano de Hierro

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Dirigir con Mano de Hierro

Mensaje por Lord Karrigan el Jue 03 Ene 2013, 20:21

Lady Eliza se sonrió al ver a Shadowblade y añadió:

-No me odies querido...Y tranquilo, esa ropa es temporal, mientras pasas el tiempo aquí en Dunwall Tower, tenemos un uniforme especial para ti y tus misiones.- Dijo mientras veía como se vestía.


Cuando terminó le indicó que la siguiera por los pasillos. Aquello era una mansión en toda regla. Cuadros y obras de arte por todas partes, sirvientes de arriba a abajo. Cientos de pasillos y habitaciones, salones, chimeneas, guardias del G.M. vigilando cada pasillo armado. Finalmente, tras 10 minutos andando llegaron hasta un pasillo donde no había ningún guardia. Sin embargo, la entrada y salida del pasillo estaba coronada en ambas paredes en sus esquinas por una extraña torre metálica que emitía cierto sonido de zumbido, como el de la electricidad. De vez en cuando una pequeña chispa salía de una torre a otra. Lady Eliza se paró ante ella y esperó un momento. Shadowblade observó como una rata salió de la nada y correteó por el pasillo hasta que pasó entre las dos torres. Al hacerlo, unos rayos, similares a los de una tormenta cayeron sobre ella, reduciendo su cuerpo a cenizas. Lady Eliza se sonrió y luego chasqueó los dedos. Las torres dejaron de emitir electricidad y pudieron pasar sin problemas.


Al otro lado había unas grandes puertas metálicas, con unas pequeñas ventanas en cada hoja de la puerta. Las abrió de golpe y al otro lado había un autentico jardín botánico. Había todo tipo de plantas, colocadas por todas partes, en macetas, jarrones, tiestos que colgaban del techo. Entre aquella maleza, había mesas con varias probetas y aparato de laboratorio. En una de estas estaba el hombre que había atendido a Shadowblade ne la mesa de operaciones. Iba vestido igual que cuando lo conoció. El hombre tenía unas probetas en las manos y las miraba a contra luz, agitándolas lentamente.


-Llegáis tarde, y tengo mucho que hacer. Rápido no quiero perder más de mi valioso tiempo. Dejadnos a solas Lady Eliza, el chico y yo podemos quedarnos a sola,s ni el podrá matarme ni yo querré matarle, su brazo vale mi conocimiento en oro.- Dijo el homrbe con cierto tono de cascarrabias en sus palabras.

Lady Eliza puso mala cara a su contestación y sin rechistar se marchó del laboratorio por donde había venido.


-Nobles...se creen que pueden hacer lo que les dé la gana con los genios como yo, pero está muy equivocada. Maldita arpía.- Dijo mientras terminaba de agitar las probetas. Tras eso se bebió ambas probetas de un trago.-Delicioso- Afirmó mientras se relamía sus arrugados y agrietados labios. Tras eso cogió una silla y lap uso junto a una mesa de trabajo. En esta había una especie de torno con un trompo y varias herramientas de mecánico. Luego le indicó a Shadowblade que se sentase.

-He oído mucho de ti...dicen que eres excepcional. Me cuesta creerlo, al menos hasta ahora. Ahora eres, o serás, mucho mejor que lo que has sido hasta ahora. Si eres tan amable de extender tu brazo bajo el torno.- Indicó mientras miraba el brazo y se ponía unas lents de aumentos. Tras eso comenzó a usar el trompo del torno sobre el brazo de Shadowblade, aunque este no sintiese nada.

-Quedaban pequeños ajustes por poner apunto, como la motricidad, aunque eso ya lo habrás notado...Estuvimos muchas horas de operación y fue un éxito como ves, pero estos detalles son mejor aquí que en la sala de operaciones.- Decía mientras operaba en el brazo metálico de Shadowblade. De rpente paró y cogió una botella de debajo de la mesa y el dio un gran trago sin respirar.Luego le ofreció la botella a Shadowblade y dijo:

-¿Quieres? Es un buen licor, de los más fuertes que tenemos por estas tierras.Si no quieres mejor, más para mi.- Dijo mientras volvía al trabajo. Cuando terminó con el torno y demás herramientas cogió lo que parecía una especie de pistola, pero enchufada a un cable.-Esto te hará cosquillitas...- Dijo mientras acercaba la pistola, la cual soltaba chispas al acercarse al metal del brazo. De repente una fuerte corriente atravesó todo el cuerpo de Shadowblade, soltándole una potente descarga eléctrica. Cuando se le pasó el adormecimiento de la dercarga, notó de repente como podía mover aquel brazo metálico como si fuera su antiguo brazo.

-Perfecto. Ya solo queda explicarte las funciones básicas...- Dijo mientras se levantaba de su silla y volvía con las probetas.-Lo primero antes que nada, cuídalo. Es una de mis mejores creaciones, la primera de su material...Hemos gastado mucho esfuerzo y material caro para crear esta nueva aleación. Es más resistente que el propio acero, pero ligera como una pluma...la he denominado, titanio, no hace falta que me piropees. En segundo lugar, le he incorporado una espada retráctil que sale desde el codo en adelante, así no tendrás que portar una espada en cinto y llamar tanto la atención. También le he incorporado un sistema nuevo, aunque aún está en pruebas. Le denomino "El tifón". Es un sistema ofensivo que dispara el brazo a tu voluntad. De este salen pequeñas cargas explosivas, que combinadas con un barrido del cuerpo te permite lanzar pequeños explosivos en 360º, ideal si te ves acorralado, claro que no lo uses en lugares cerrados, y aprovéchalo, solo dispones de una carga hasta que compres más. Por último...le he incorporado una muesca en la palma de tu mano, no se si la has visto. En esa muesca encajan a la perfección los diales...¿Recuerdas esas conchas que echaban fuego que te encontraste en la cueva de Corvo Attano? Pues eso es un dial, por ahora solo tienes ese dial de fuego que cogiste, pero Coro Attano fue a la legendaria isla del Cielo según su diario, lo que prueba que existe, y aún más le hecho de que tuviera un arma como esa. Suponemos que habrá más por el mundo, si los encuentras, tráelos y los ajustaré a tu muesca para que puedas usarlo en combate. ¿Alguna pregunta?- Finalizó tras la explicación de los nuevos accesorios que había adquirido Shadowblade con aquel injerto metálico.

Lord Karrigan
Admin

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 06/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Dirigir con Mano de Hierro

Mensaje por Shadowblade el Vie 04 Ene 2013, 13:18

Hizo un gesto despectivo y acompañó a Lady eliza a través de los corredores de aquella enorme mansión. Estaba realmente impresionado, aunque no era de extrañar si ella era la dueña de Industrias Reaver; debía tener más dinero que mierda hubiera cagado en toda su vida. Los sistemas de seguridad también eran punteros e incluso a él le hubiera costado sortearlos. Se dijo que tenía que averiguar cómo funcionaban, por si las moscas; nunca se sabe lo que puede pasar en el futuro.

Llegaron así hasta una especie de laboratorio. Allí los esperaba un hombre al que ya había visto, aunque pensara que fue un sueño. Realmente era tan excéntrico como creía recordar y la mujer no se tomó nada bien sus palabras. Cuando ésta se fue, el tipo comentó algo sobre los nobles y cómo utilizaban a la gente, y el asesino se sonrió.

En eso estamos de acuerdo. —Se sentó como le indicaba y replicó a sus halagos, o lo que fueran—: Sólo soy un asesino, nada más. —Dejó aquel apéndice metálico inútil sobre la mesa y se dejó hacer, mientras el otro se vanagloriaba de sus aportes. Cuando el doctor le ofreció un trago, lo rechazó con un gesto de cabeza—: Últimamente, cada vez que me dan algo, acabo inconsciente. Prefiero estar bien despierto.

Cosquillitas… ¡Maldito fuera aquel desgraciado! La descarga eléctrica que le recorrió el cuerpo fue más parecido a una tortura que a unas cosquillitas. El cuerpo se le quedó dormido. No era de extrañar; su sistema nervioso había recibido un choque bastante importante y lo habían dejado en K.O. Aún así, poco a poco se fue recuperando y, de pronto, notó cómo podía mover el brazo metálico sin esfuerzo alguno.

(Espero que sea tan bueno como el de verdad) —se dijo, abriendo y cerrando los dedos de la mano. Escuchó la explicación del hombre con atención, sin dejar de observar aquel nuevo juguetito—. (Más duro que el acero… Habrá que ponerlo a prueba…) —Alzó el brazo y golpeó la mesa con fuerza, partiéndola en dos con el impacto. Una sonrisa se dibujó en su rostro—. Sí, es tan duro como dice. Creo que, después de todo, me va a caer bien usted…

__________________________________________________
Theme - A Knife in the dark

Ficha de personaje
avatar
Shadowblade

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 07/06/2010
Edad : 27

Ficha de personaje
PS:
Humano/  (Humano/)
PE:
Miembro del CP9/  (Miembro del CP9/)
Atributos:
AtributosAtributoNivelAtributoNivel
1
2

Volver arriba Ir abajo

Re: Dirigir con Mano de Hierro

Mensaje por Lord Karrigan el Vie 04 Ene 2013, 22:40

Sokolov miró con indiferencia a Shadowblade como destruía su mesa de trabajo.

-Tienes suerte de que esa mesa estaba coja y la quería tirar...pero la próxima vez quita el material de trabajo de encima. Cuesta más de lo que cobras es un mes....Malditas nuevas generaciones, no respetáis lo que os rodea...- Dijo mientras recogía del suelo el material que no se había roto y lo colocaba en la mesa.

-En vez de destruirme el laboratorio, debería ir a ver a tus superiores. Estarán en la sala principal...Ah, y observé como mirabas mis campos fotovoltaicos...¿Impresionantes verdad? Uno de mis mayores logros de defensa de perímetros. Solo se activan con intrusos no autorizados...Lo he programado para que reconozcan tu brazo metálico y te dejen pasar...Y ahora márchate, tengo mucho que hacer...Si necesitas ayuda o consejo sobre algo te haré le favor de atenderte. Estaré aquí la mayor parte del tiempo, y si no...ve a la Academia de la Filosofía Natural...Soy su director y doy clases allí a mentes brillantes que no necesitan acabar con personas directamente para triunfar en la vida...- Dijo mientras volvía a sus probetas.


A la salida del laboratorio Shadowblade pudo ver un detalle que no se percató antes y era una especie de celda entre la maleza y en su interior había una mujer, algo atractiva, de unos 20 años, encadenada a la pared y acurrucada entre sus piernas, casi gimoteando. Sokolov se acercó a la celda con las probetas y Shadowblade pudo oír algo de seguir con el tratamiento.




Cuando salió se encontró con los imponentes campos eléctricos de Sokolov. Sería verdad lo que dijo que ya no le freirían como un pollo en un horno? En efecto, cuando los atravesó estos no emitieron ninguna chispa amenazante a su cuerpo, por lo que pudo pasar con tranquilidad entre ellos.Al otro lado estaba Lady Eliza, esperándole. Le miró de arriba abajo y se sonrió:

-Solo te queda demostrar que sabes aprovechar tu juguetito al máximo exponente...Sígueme...El Señor Iglesia nos espera en al sala principal.- Dijo mientras se ponía en marcha por la mansión hasta que lelgaron a una gran puerta de madera tallada. Estaba custodiada por dos guardias con alabardas y un elegante vestido de guardia de honor. Al ver a Lady Eliza abrieron las puertas mientras realizaban una reverencia.


Al otro lado había una gran sala, similar a una sala del trono. Estaba decorada con pendones que colgaban desde el techo hasta el suelo con la insignia de Reaver Industries. Unos ventanales de un tamaño gigantesco iluminaban la sala y dejaban ver un hermoso día soleado, aunque Shadowblade podía ver si se acercaba más que una gran mancha de humo negro se acumulaba muchos metros hacia abajo. Por lo que parecía estaban en una gran torre en mitad de la isla. Podía verse unas grandes murallas, que parecía entrar echas de metal y no de piedra como era habitual.



En el centro de la sala había una gran mesa redonda, con un mapa de la isla con relieve. Podía verse que todo estaba lleno de minas y fábricas, así como puertos industriales, a excepción de una alta torre en mitad de la ciudad que sería su situación actual.Al rededor de la mesa había varias personas, bien ataviadas. Entre ellas pudo distinguir al hombre de chistera y bastón que estaba retratado junto a a Lady Eliza en algunos cuadros. Este se acercó a el marcando cada paso con su bastón de punta metálica y le tendió la mano, no sin antes colocarse un guante blanco en la mano que iba a estrechar con Shadowblade.

-No se tome a mal mi gesto señor Shadowblade, se que se ha bañado...yo mismo ordené su aseo, pero no me gusta tocar a la gente...a no ser que sea en cierto ambitos, ya me entiende...- Dijo mientras se sonreía maliciosamente.-Soy el Señor Reaver...es un placer conocer a un usuario de mis arsenales...claro que medio mundo los usa...Jajajajaja- Dijo dando a entender su basto egocentrismo económico.-Me gusta que ahora también sea un...socio y sujeto de pruebas, no solo por el brazo nuevo, sino por sus ingresos mensuales de las minas y fábricas que construiremos ne aquella pobre Villa de chusma...Estos gestos no los olvidaré y será recompensados...créame...Pero no me alargaré más, hay un hombre que quiere conocerle...Ejem ejem....Le presentó a...El Señor Iglesia...- Dijo mientras con la mano extendida la tendía hacia atrás seguida de su cuerpo y dejando ver a un tipo sentado en el trono de la sala. Era un hombre calvo por completo, de ojos azules y piel curtida. Podría tener unos 50 años fácilmente. Su mirada era fría y penetrante y su gesto era sereno y paciente. Vestía una gabardina negra de cuero abierta así como una camiseta negra ajustada de tela en la cual había un sello del Gobierno Mundial en el pecho. Podía verse que llevaba dos cintos de pistolas dentro de la gabardina, por lo que aquel tipo iba armado. Se levantó del trono y fue andando tranquilamente hasta Shadowblade. Sus botas negras resonaban en toda la sala con cada pisada que daba. Cuando estuvo frente a Shadowblad,e no le dio la mano, simplemente le miró a los ojos.


-Muy bien Señor Shadowblade...Ha pasado las pruebas y las observaciones...no esta mal...nada mal. Sus méritos le han hecho merecedor de unirse al CP9. A partir de ahora trabajará para el Gobierno Mundial. Para y por él...Sus órdenes serás sus únicas ordenes. Se acabo su ley del cliente, ahora solo tiene un cliente. Si tienen que disparar a alguien, le dispara. Si tiene que secuestrar a alguien, le secuestra. Si tiene que pegarse un tiro a si mismo, se lo pega...Se que no comparte la misma ideología que el G.M....y no es necesario, aquí donde me ve, yo tampoco. Pero sin embargo, soy el líder de su organización para los trapos sucios...Aquí lo que importa no es la ideología, sino la eficiencia. Bienvenido a bordo, y no nos defraude... Esta noche se le encomendará su primera misión como agente activo del CP9. Hasta entonces, disfrute de su estancia en Dunwall Tower. - Dijo secamente. Su voz era rápida y concisa, sin dudar en lo que decía. Tras eso pasó pro el lado de Shadowblade y se marchó por la puerta, cerrándose esta tras de si. A su marcha, la actividad de los cortesanos y demás miembros de la nobleza que había allí volvieron a su cauce.

Lord Karrigan
Admin

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 06/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Dirigir con Mano de Hierro

Mensaje por Shadowblade el Dom 06 Ene 2013, 13:53

Sokolov no le caía mal. Era un hombre que se enorgullecía de sus habilidades y la fanfarria le daba igual, lo mismo que a él. Probó unos cuantos movimientos del brazo y, al concluir, lo alzó frente a su rostro y cerró el puño con fuerza, esbozando una sonrisa feroz.

No volverá a pasar, doctor. Se sentirá orgulloso de su trabajo, se lo garantizo.

Tras eso se marchó del laboratorio, no sin antes fijarse en una cautiva a la que parecían utilizar como cobaya. Como el científico dijo, pudo atravesar sin problemas el arco voltaico y se reunión con Lady Eliza, la cual lo condujo de nuevo a través de la mansión.

Llegaron a una sala llena de gente y allí un hombre se adelantó para saludarlo. Era el mismo que aparecía con la mujer en aquellos cuadros. Se enguantó la mano antes de tendérsela y él la miró con el ceño fruncido. Aún así se la estrechó, aunque no se dignó a comentar nada mientras duró su estúpido discurso fanfarrón y pomposo.

(He aquí un idiota que cree que puede comprar su vida con dinero…) Mucho gusto en conocerle —Se limitó a decir con cortesía, aunque totalmente carente de sentimiento.

El siguiente hombre que conoció le cayó algo mejor. Era un tipo de aspecto y actitud duros, más similar a lo que estaba acostumbrado a tratar. Le soltó un discursito sobre sus nuevos cometidos y no pudo evitar esbozar una sonrisa traviesa.

El mejor postor siempre es el gobierno, mi señor. Si el cliente ordena asesinar, asesino; si ordena secuestrar, secuestro; si ordena violar, violo; pero valoro demasiado mi vida como para pegarme un tiro aunque me lo ordenase el mismísimo dios. Espero no tener que encontrarme en esa tesitura… —replicó con humor.

Después de que el señor Iglesia se marchara, miró al resto de los presentes. Cortesanos lameculos, nobles fanfarrones, ricachones con menos sentido común que una piedra… Estaba claro que no iba a sentirse muy cómodo allí. Miró a Lady Eliza, una más de tantos, aunque ella lo irritaba especialmente.

Creo que volveré a mis aposentos. Espero encontrar el camino de vuelta… No es necesario que me acompañéis, my lady… —Hizo una reverencia respetuosa y seca, para luego abandonar la sala en busca de la habitación.

__________________________________________________
Theme - A Knife in the dark

Ficha de personaje
avatar
Shadowblade

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 07/06/2010
Edad : 27

Ficha de personaje
PS:
Humano/  (Humano/)
PE:
Miembro del CP9/  (Miembro del CP9/)
Atributos:
AtributosAtributoNivelAtributoNivel
1
2

Volver arriba Ir abajo

Re: Dirigir con Mano de Hierro

Mensaje por Lord Karrigan el Mar 15 Ene 2013, 21:19

Cuando Shadowblade llegó a sus aposentos encontró allí a la doncella que le atendió hace unas horas. Estaba poniendo ropa de vestir limpia sobre la cama. Cuando se dio cuenta de la presencia de Shadowblade, le hizo una pequeña reverencia y añadió:

-Señor Shadowblade...Le he preparado ropa limpia para esta noche. El señor Sokolov ha dejado esa caja de madera para usted antes de irse a la Academia, dijo que era un regalo para usted y que le sería útil esta noche. Lady Eliza ha dejado en un sobre sobre la cómoda su entrada para la fiesta de disfraces de esta noche...Que envidia me da que pueda acudir...Algunos llevamos toda la vida aquí y ni siquiera hemos podido entrar...!Claro que no estoy diciendo que no me guste trabajar aquí, no me mal interprete! Simplemente es que las fiestas de la mansión Boyle dicen ser de los más lujosas y divertidas...Pero es solo para nobles y gente importante...En fin, si necesita algo más o tiene cualquier duda sobre Dunwall Tower, aquí me tiene para ayudarle en todo lo que me sea posible- Explicó con una agradable sonrisa mientras terminaba de poner el traje sobre la cama. Era un traje negro por completo, excepto por los botones dorados y la camisa blanca. Era un traje más de noble, aunque mucho más lúgubre y menos pomposo que el que llevaba. Junto al traje había una caja de madera con un grabado en la caja de Reaver Industries en la tapa superior. Sobre la cómoda podía ver el sobre que había mencionado Violeta sobre las invitaciones a al fiesta de disfraces en esa tal Mansion Boyle.

Lord Karrigan
Admin

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 06/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Dirigir con Mano de Hierro

Mensaje por Shadowblade el Mar 15 Ene 2013, 22:46

Se desorientó un par de veces en aquella enorme mansión, pero al final acabó encontrando sus aposentos. Abrió la puerta despacio y vio que la chica de antes, ¿cómo se llamaba? Ah, ¡sí! Violeta. Estaba colocando ropa sobre la cama, aparte de una caja, por lo que podía ver. Se acercó con sumo sigilo, silencioso como una sombra, y sólo dejó que sintiera su presencia cuando ya estaba a apenas unos centímetros de ella, a su espalda. Se sobresaltó y él le puso la mano en la boca, de forma que de ella salió sólo un gemido ahogado. Acercó sus labios a la oreja izquierda de la joven sirvienta y dijo:

Tranquila… sólo soy yo… —Una sonrisa indescifrable se dibujaba en su rostro. La soltó y la chica hizo una reverencia muy cortés, antes de informarle sobre todo lo que había ocurrido en su ausencia—. Vaya, un regalito del doctor… Seguro que no me decepciona… —Rodeó a la chica y colocó las manos sobre la caja, preguntándose qué habría dentro. Miró de soslayo la ropa que había sobre la cama e hizo una mueca; era más sencilla y austera, pero seguía sin ser su estilo—. ¿Una fiesta de disfraces? Supongo que Lady Eliza no se pondrá ninguno; ya es suficientemente arpía al natural… —Bufó reprimiendo la carcajada y escuchó a Violeta hablar sobre sus deseos de acudir y la imposibilidad de ello. Se giró y la miró un momento pensativo—: ¿Y si fueras mi pareja? ¿Podrías acudir entonces? —Lo dejó caer y volvió a desviar su atención, esperando a que la joven digiriera la invitación. Tomó el sobre entonces y leyó el contenido, buscando si especificaba su carácter individual o no. Con lo que encontrara, le diría algo a la chica.

__________________________________________________
Theme - A Knife in the dark

Ficha de personaje
avatar
Shadowblade

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 07/06/2010
Edad : 27

Ficha de personaje
PS:
Humano/  (Humano/)
PE:
Miembro del CP9/  (Miembro del CP9/)
Atributos:
AtributosAtributoNivelAtributoNivel
1
2

Volver arriba Ir abajo

Re: Dirigir con Mano de Hierro

Mensaje por Lord Karrigan el Mar 15 Ene 2013, 23:29

Violeta soltó una ducle sonrisa que se tapó con las manos ante el comentario de Lady Eliza.

-Cuidado con lo que dice...Lady Eliza puede tener muy mal carácter si se enfada...- Añadió mientras se sonría. Cuando Shadowblade hizo el comentario de llevarla sus ojos se iluminaron como lamparas de aceite y una sonrisa de oreja a oreja.


-¡Oh! Señor Shadowblade, eso sería un gran honor y alegría para mi...Pero esa fiesta es solo para nobles y gente de dinero...No podría entrar con usted...-Añadió con cierta desilusión en sus ojos. En efecto, en la invitación del sobre ni siquiera iba a nombre de Shadowblade, sino de un tal Pendelton. Según ponía en la invitación, ese tal Lord Pendelton era dueño de unas industrias de aserraderos bastante importantes de la zona. Violeta hizo una reverencia como despedida, pero en ese momento entró Lady Eliza en la habitación.

-Espero que disfrutes de la fiesta el tiempo que estés en ella Lord Pendelton...Vas a ser mi acompañante esta noche querido...Aunque no por mucho tiempo. Soy la que manda aquí junto a mi hermano, por lo que la presencia de mi persona en la fiesta será un gran evento. Evento que eclipsará lo demás y eclipse que tu aprovecharás para cumplir tu objetivo.Pero claro...¿Que es un noble sin sus siervos? Violeta...prepara tu mejor traje de asistenta, serás la criada del señor Shadowblade, o Lord Pendelton mejor dicho, esta noche. Y que no se diga que no soy amable...vas a poder descender al nivel inferior después de tanto tiempo...- Añadió mientras ponía sus manos sobre los hombros de la joven y la agarraba suavemente pero con cierta violencia. A Violeta le volvió el brillo en sus ojos al oír aquellas palabras y se liberó de las manos de su ama para hacerle una gran reverencia sin dejar de agradecer su orden. Tras eso salió corriendo, posiblemente ha prepararlo todo para esa noche.


Lady Eliza miró a la joven irse y luego miró a Shadowblade.-Cuida de ella, como ya te dije, es mi mejor criada y más fiel. Y claro esta, no pifies la misión por su culpa.- Añadió mientras cerraba la puerta tras de si.-Aprovechando que estamos solos...Tu misión será deshacerte de Morgan Boyle. Es una de las que organiza la fiesta en la mansión Boyle. Son tres hermanas gemelas...y vas a ir disfrazadas con el mismo traje y máscara. Lo único que variará será su color, pero nunca rebelan quien llevará cual, lo deciden minutos antes de bajar a la fiesta...Es un endemoniado juego que tienen. El que descubra quien es quien, se lleva un premio. Aburrido. Lady Morgan Boyle, ha sido muy generosa con el G.M. y con Industrias Reaver...Ha aportado grandes sumas de dinero, pero hemos descubierto que parte de sus empresas no solo filtraban información a otras empresas, sino que les vendían parte de sus materiales...Jugando a dos bandas contra nosotros...Eso no se hace. Vamos ha hacerles pagar por ese insulto. Cuando estés listo, avísanos, tienes hasta la noche así que tienes horas por delante, tranquilo.- Informó de su misión de asesinato a Shadowblade mientras salía de sus aposentos y cerraba la puerta tras de si.

Lord Karrigan
Admin

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 06/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Dirigir con Mano de Hierro

Mensaje por Shadowblade el Sáb 26 Ene 2013, 14:33

(Es toda una monada… Seguro que cree en el amor y todo…) —se dijo para sus adentros al ver la reacción de Violeta ante su invitación.

Aún así, la chica se mostró cauta y declinó la oferta. En ese momento apareció la arpía, con sus andares suficientes de siempre. Le dedicó una mirada de reojo. Se temía que tuviera que ir acompañado de ella a la fiesta, pero pensó que sería su marido quien lo haría. No obstante, debido a un comentario, descubrió que el señor Reaver no era su esposo, sino su hermano.

(Debí suponerlo. ¿Quién se casaría con semejante arpía?).

Lady Eliza le informó de que sería su acompañante en la fiestecita de disfraces. También permitió que la muchacha asistiera a ella, como criada del asesino o, más bien, de Lord Pendelton. Shadowblade se acarició la barbilla y esperó a quedarse a solas con ella, después de que la joven se marchara y cerrara la puerta.

Supongo que tendrás un millón de acompañantes más adecuados y a los que le gustaría ir a la fiesta contigo. ¿Qué tengo que hacer? —inquirió, yendo al grano, y cambiando su tratamiento cortés por el tuteo.

Escuchó lo que Eliza le contó sobre las Boyle, tres hermanas gemelas. No pudo evitar pensar si estarían de buen ver y, en caso afirmativo, cómo sería montarse un cuarteto con ellas. Apenas prestó atención a las razones que tenían para asesinar a Morgan, inmerso en sus fantasías eróticas. Cuando concluyó, asintió, como si lo hubiera captado todo a la perfección y la miró mientras salía de la habitación.

Tres gemelas buenorras y… ¿con disfraces sexies? Desde luego me lo ponen difícil… —Hizo una mueca que pretendía ser una media sonrisa.

Recordó entonces el paquete del profesor Chocolov y se giró hacia la cama. Abrió la caja para comprobar qué había en su interior, mientras pensaba qué disfraz podría ponerse para la fiesta.

__________________________________________________
Theme - A Knife in the dark

Ficha de personaje
avatar
Shadowblade

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 07/06/2010
Edad : 27

Ficha de personaje
PS:
Humano/  (Humano/)
PE:
Miembro del CP9/  (Miembro del CP9/)
Atributos:
AtributosAtributoNivelAtributoNivel
1
2

Volver arriba Ir abajo

Re: Dirigir con Mano de Hierro

Mensaje por Lord Karrigan el Sáb 16 Feb 2013, 22:11

Eliza se sonrió y añadió:

-Seguro que sabes quien es el objetivo...investiga y seguramente encuentres algo. No son tan cuidadosas con las pistas como nosotros...- Añadió mientras cerraba la puerta.



Cuando abrió el paquete, encontró en su interior la máscara de metal de Corvo Attano que encontró en aquella habitación escondida bajo el dojo de la villa, y junto a esta una pequeña carta que decía así:

"Shadowblade...soy Sokolov...he oído que vas a la fiesta de disfraces de los Boyle...Te he preparado esta máscara para la ocasión, y si...es la de Corvo Attano. Estuve investigándola a fondo y es más de lo que parece. No solo da un terror interesante, sino que una de sus lentes es de aumento, pueden servirte de prismáticos para observar a larga distancia...unos 150 metros...Seguro que te servirá alguna que otra vez para disparar la ballesta o seguirle la pista a alguien...No pienses que es un regalo. Yo no regalo nada...Es más un intercambio...En la Mansión boyle trabaja un científico...Piero... Casi tan listo como yo..de hecho trabajábamos juntos hasta hace unos años...pero tener al G.M. de tu lado ayuda...Hice que le destituyesen y ahora no tiene palabra en la sociedad cientifica...El caso es que se que estaba trabajando en una especie de suero...El Elixir de Piero lo hace llamar, pero como no puede presentar nada a la sociedad científica, solo Lady Boyle le acogió como científico y médico personal...Ese suero suyo...según parece puede restaurar la fatiga de un hombre que acabe de correr grandes metros...e incluso hacer que heridas abiertas no duelan....Por desgracia...hay algo que se me escapa y no puedo copiar el efecto...Necesito que encuentres su laboratorio en la mansión Boyle y copies la formula...o que me traigas una probeta con parte del elixir para que pueda analizarlo...Sería todo un favor por tu parte...pero procura que no te vea ni que sepa que lo has robado...Sospecharía de mi, y aunque no le crean...no quiero que piense "mal" de mi y encima que acierte...yo debo quedar poe encima de él intelectualmente...¿Que pensarían de el Director de la Academia de la Filosofía Natural? Cuando lo tengas, ven a verme a la Academia, estaré allí dando clases. Gracias"- Al final estaba firmada con el nombre de Sokolov, y bajo la firma, un posdata de que quemase la carta cuando la leyese para eliminar pruebas.

Lord Karrigan
Admin

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 06/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Dirigir con Mano de Hierro

Mensaje por Shadowblade el Dom 17 Feb 2013, 13:53

El asesino leyó la carta y no pudo evitar sonreir de forma satisfecha al leer lo relativo a la lente de aumento. Lo del suero tenía gracia. “Así que Sokolov no es tan brillante como parece… será mejor recordarlo”. Miró a su alrededor, pero no vio manera de quemar la nota, así que la guardó hasta encontrar un modo de hacerlo. Ahora tenía dos misiones: cargarse a una mujer que no sabría quién era y robar un secreto industrial. Desde luego, en aquel lugar no tenían ni pizca de paciencia con los recién tullidos…

__________________________________________________
Theme - A Knife in the dark

Ficha de personaje
avatar
Shadowblade

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 07/06/2010
Edad : 27

Ficha de personaje
PS:
Humano/  (Humano/)
PE:
Miembro del CP9/  (Miembro del CP9/)
Atributos:
AtributosAtributoNivelAtributoNivel
1
2

Volver arriba Ir abajo

Re: Dirigir con Mano de Hierro

Mensaje por Lord Karrigan el Dom 17 Feb 2013, 15:58

Una vez Shadowblade estuviera preparado para la fiesta de máscaras, un sirviente llamaría a la puerta para recogerle y llevarle hasta un ascensor. Las puertas de este se abrieron y una vez dentro el sirviente pulsó un botón de los niveles más bajos. Por la cantidad de botones que había, la torre tendría a lo sumo 100 plantas, encontrándose ellos en la penúltima. En el trayecto, el sirviente le dió a Shadowblade una especie de bombona pequeña de oxígeno y una mascarilla conectada a ella.

-La necesitará de aquí hasta el vehículo señor. El aire está bastante viciado y contaminado por aquí.- Le informó mientras el se ponía otra.

Después de unos minutos de descenso, el ascensor se paró en el nivel 5, quedando 5 niveles por debajo. Las puertas se abrieron y Shadowblade contempló una imagen desoladora. El ambiente tenía un color ennegrecido por la cantidad de fábricas que había en la zona. Los edificios estaban medio ruinosos y la peste residual era lo único que podía olerse. Por suerte, la mascarilla de oxigeno aliviaba un poco el olor. Había un numero de unos 30 guardias alrededor de la puerta, vigilando la entrada a Dunwall Tower, armados con unas especies de rifles conectados con cinturones de balas hasta unas cajas metálicas que llevaban a la espalda. El resto del cuerpo estaba equipado con unas especies de placas metálicas, como partes de armadura. Llevaban cascos protectores y mascarilla,s similares a las de oxigeno de Shadowblade, aunque también llevaban gafas protectoras con cristales tintados en rojo, lo que en la oscuridad del ambiente, daba un aspecto terrorífico.


Al otro lado del pasillo de guardias había una especie de carromato metálico, aunque no había caballos delante ni cochero para guiarlo. Las puertas se abrieron y en su interior pudo divisar a 3 personas enmascaradas, y a juzgar por la ropa y la máscara arácnida, una de ellas era Lady Eliza. Le invitó con la mano a pasar. Una vez dentro del carromato, la puerta se cerró y es escuchó un pequeño pitido. Shadowblade notó como le pitaban los oídos y sentía como cambiaba la presión del habitáculo. Luego Lady Elzia le dijo que ya podía quitarse la mascarilla de oxigeno. Tras eso dio unas palmadas y el vehículo comenzó a moverse como por arte de magia.

¿Todo bien señor Shadowblade? Puede ataviarse con su máscara festiva cuando quiera, quedan unos minutos de aquí a que lleguemos hasta la Mansión Boyle.- Le informó con una amable sonrisa, Los otros dos acompañantes, un varón, que no dejaba de mirar seriamente a Shadowblade, y una mujer, que a juzgar por su sonrisa de emoción y lo pegada que estaba a Shadowblade, se trataba de Violeta.

Lord Karrigan
Admin

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 06/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Dirigir con Mano de Hierro

Mensaje por Shadowblade el Dom 24 Feb 2013, 17:07

La torre en la que se encontraba era altísima, y no estaba precisamente en los primeros niveles. Casi sintió vértigo sin ni siquiera haberse asomado al vacío, pero era un asesino profesional y había pasado por cosas mucho peores; la simple altura no iba a hacer que se mareara y le entraran náuseas. Tras un largo descenso, las puertas se abrieron, aunque se percató de que no se trataba del nivel más bajo. “Niveles subterráneos”, adivinó.

Le dieron una mascarilla para poder respirar en medio de aquella atmósfera hedionda y venenosa. Como él, los soldados que custodiaban la entrada de la torre también se protegían del amasijo tóxico que era aquel aire. Llevaban unas armaduras o algo parecido, así como armas de fuego que le parecieron bastante avanzadas. Le esperaba un carromato metálico frente a la puerta. Se acercó y las puertas se abrieron, dejando ver a sus ocupantes. Una de ellos era Lady Eliza, seguro. Se sentó y entonces escuchó un pitido. Los oídos se le taponaron y pareció que la presión cambiaba cuando las puertas se cerraron. Ya podía librarse de la mascarilla.

Había pensado en desollarte la cara y ponerme tu piel de máscara, pero seguro que te estropearía el cutis —replicó con una sonrisilla aviesa y amenazante.

Se puso la máscara que el científico le había proporcionado y comprobó sus propiedades de aumento óptico con los senos de violeta. Sonrió complacido y acarició el muslo de la joven sirvienta por encima de la ropa. Luego desvió la mirada hacia el cuarto ocupante y preguntó:

¿Nos han presentado ya? Con estas máscaras…

__________________________________________________
Theme - A Knife in the dark

Ficha de personaje
avatar
Shadowblade

Mensajes : 81
Fecha de inscripción : 07/06/2010
Edad : 27

Ficha de personaje
PS:
Humano/  (Humano/)
PE:
Miembro del CP9/  (Miembro del CP9/)
Atributos:
AtributosAtributoNivelAtributoNivel
1
2

Volver arriba Ir abajo

Re: Dirigir con Mano de Hierro

Mensaje por Lord Karrigan el Dom 24 Feb 2013, 17:52

Lady Eliza se sonrió amablemente y añadió al comentario de Shadowblade:

Eres todo un encanto querido,...me recuerdas a mi ex-marido...Falleció el pobre...Una lástima. Por cierto ,estas muy guapo.- Añadió como si disfrutase de los comentarios viperinos de Shadowblade hacia ella.


Violeta dio un pequeño respingo ante el tacto de la mano de Shadowblade sobre su muslo y comenzó a sonrojarse.

-Debo daros las gracias nuevamente Señor Shadowblade. Es para mi un honor ser su acompañante en esta fiesta. Seguro que nos lo pasaremos genial. Y si quiere pedirme cualquier cosa, pídala, estoy en deuda con vos.- Dijo con su agradable sonrisa de oreja a oreja y su brillo en los ojos, el cual se resaltaba con los colores apagados de su mascara, la cual solo ocupaba la zona superior de la cabeza hasta la nariz, así como al zona de los ojos. Era similar a una hoja verde oscura, casi marchita.


El hombre misterioso seguía impasible ante lo que se decía dentro del carruaje. Ante la pregunta de Shadowblade soltó una risa tenue y apagada, que se reconocía más por el movimiento hacia arriab de los hombros que por el ruido.

-El caballero no puede hablar...Tuvo un..."lamentable" accidente con su lengua la semana pasada y ha perdido el habla. Pero yo misma haré las presentaciones. Le presento a Gustav Horlof. Un distinguido miembro en la producción militar. Pero nos hemos visto a rehusar de sus servicios. Lo han solicitado de repente en el Marine Ford por lo que parece. No es normal que sea así de repente, pero por lo que he oído, han enviado a un vice-almirante a la fiesta para recogerle. El Vice-almirante Phantom Grays...Suele encargarse de las cosas relacionadas con Dunwall Tower.- Explicó Lady Eliza mientras miraba a Gustav de arriba abajo. De cerca se el veía un hombre algo mayor que Sokolov. Su ropa era de alta clase, pero parecía algo desgastada de la edad. Su máscara impedía verle por completo el rostro, incluso los ojos. Por el comentario de la lengua, parecía que no les interesaba que ese hombre hablase.


Ante el nombre del vice-almirante,Violeta pareció estremecerse solo con oírlo. Incluso la voz de Lady Eliza parecía insegura al nombrarlo, algo extraño ya que siempre se había mantenido firme y autoritaria ante cualquiera. Posiblemente Shadowblade hubiese oído algo sorbe ese vice-almirante en los periódicos. Se decía que era un hombre intachable en su deber, así como sanguinario. Ya se había buscado problemas con otros mandos de la Marina, pero los consejos de guerra siempre salía impune y sin cargos. Últimamente había estado algo desaparecido incluso para la Marina pero hacía una semana que había vuelto del anonimato, con la cabeza de algunos piratas de renombre en aquella zona, alegando que había estado en su busca y captura.





A los minutos de trayecto, empezaron a escucharse pitidos seguidos de explosiones, aunque la tranquilidad en el carromato se mantenía. Por una pequeña rendija con protección de cristal podía observarse que eran fuegos artificiales. Provenían de una gran mansión situada entre unas casa ruinosas, al otro lado de un canal. Cuando el carromato se acercó a este, un puente levadizo comenzó a elevarse desde el agua, permitiendo el paso hasta la mansión. El carromato se acercó hasta la mansión y la cancela metálica se abrió poco a poco, mientras este se adentraba. Todos comenzaron a ponerse las mascarillas de oxigeno y salieron del carromato hasta una puerta donde un guardia, similar a los que había en la Torre de Lady Eliza, les estaba pidiendo las invitaciones mientras les dejaba pasar al interior de la mansión. La mansión tendría a lo sumo 5 planta,s sin contar con las plantas subterráneas, lo que lo convertía en un edificio bastante grande. Nada más entrar en la mansión, todos se quitaron las mascarillas.


-Bien...que comience la fiesta. Señor Shadowblade, vaya al salón principal en media hora, tiene ese tiempo para investigar lo que pueda sobre el edificio. Yo presentaré a Violeta como acompañante del Señor Pendelton, y el excusaré a usted con que esta en el baño indispuesto. Buena suerte señor Pendelton...-Añadió Lady Eliza mientras se marchaba por el pasillo principal con Violeta a un lado y Gustav al otro.



La mansión era gigantesca por dentro, por lo que ne media hora, le resultaría imposible de investigar por completo. Había algunos guardias por la zona vigilando cada pasillo, aunque con su identidad falsa, podría preguntarles por el camino hacia las zonas que creyese convenientes de revisar, u obtener información sobre los invitados. También había muchos invitados que ya estaban allí. Muchos estaban rodeados en grupos, hablando sobre cotilleos de las hermanas Boyle, y sobre su macabro juego de averiguar quien es cada una. De vez en cuando algún sirviente se acercaba a Shadowblade ofreciéndole pequeños canapés o alguna que otra copa de champán u otro alcohol.

Lord Karrigan
Admin

Mensajes : 144
Fecha de inscripción : 06/06/2010

Volver arriba Ir abajo

Re: Dirigir con Mano de Hierro

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.